LO NUEVO EN ESTAS MOVILIZACIONES

LO NUEVO EN ESTAS MOVILIZACIONES

Raúl Contreras

En el estallido social de este mes y medio han aparecido nuevas modalidades de lucha y formas organizativas populares, y se han fortalecido las que venían de jornadas anteriores, acá se reseñan las principales.

1- Los Puntos de Resistencia

Asentamientos permanentes o intermitentes en un sitio de la ciudad en el que se instalan y permanecen centenares de personas, principalmente jóvenes, desarrollando variadas actividades y resistiendo al desalojo violento de las fuerzas represivas, generando distintos niveles y formas organizativas a su interior como mecanismos de coordinación, grupos de salud, vigilancia, alimentación, comunicaciones, entre otros; desarrollados en varias ciudades siendo los más estables en Cali y Bogotá.

Son fenómenos eminentemente urbanos asociados a la articulación territorial urbana como expresiones organizativas de barrios o zonas, relacionados con las Asambleas Territoriales que trascienden formas organizativas tradicionales e institucionales como las Juntas de Acción Comunal; en su entorno han brotado las Ollas Comunitarias como restaurantes que antes solo organizaban los campesinos y los indígenas en sus movilizaciones.

2- Las Primeras Líneas

Son grupos de autoprotección de las movilizaciones que aparecieron en el 2019, que también se han organizado en Chile y Ecuador; en estas semanas se han multiplicado y han adquirido mayor relevancia extendiéndose a las principales ciudades, en unas partes con mayores desarrollos organizativos, formación, experiencia y politización, de estas se han derivado la Madres de la Primera Línea que cumplen diversas funciones en las movilizaciones. 

3- Las Guardias Comunitarias

Son un fenómeno reciente que se agrega a lo que ya viene de atrás como las Guardias Indígenas, Cimarronas, Campesinas y Populares, multiplicándose ahora con mayor identidad, relevancia y reconocimiento, han hecho masiva presencia en todas las movilizaciones urbanas.

4- Bloqueos de vías

Como expresiones de lucha en el país no son nuevos pero si es nueva la intensidad que han tenido, los bloqueos urbanos se multiplicaron, han sido más prolongados en el tiempo, en algunas ocasiones la cantidad de los cortes de carreteras en las distintas vías del país se acercaron al millar, también ha salido a hacer bloqueos la población de los centros urbanos grandes o pequeños que están al borde de las carreteras, estos bloqueos dejaron de ser principalmente de los indígenas, los campesinos y los transportadores, en algunos casos se prologaron por varias semanas, especialmente en el suroccidente y nororiente de Colombia.

5- Impacto de las redes sociales

Con la generalización de los celulares se ha podido transmitir en directo centenares de vídeos por las redes sociales, en los que se muestran y constatan los bárbaros hechos de represión como pruebas contundentes que en el pasado no se existían, en tanto se dependía exclusivamente de la información filtrada por las grandes empresas de comunicación; hoy circulan profusamente, se hacen virales y muestran al mundo la realidad de la criminalidad policial, los grupos narcoparamilitares en colusión con las Fuerzas Armadas disparándole a los manifestantes, los asesinatos, las golpizas brutales y muchas otras atrocidades contra los manifestantes.

6- La Asamblea Nacional Popular

Al presentarse dificultades en el Comité Nacional de Paro (CNP) en cuanto a reconocer e incorporar las distintas visiones y expresiones de la lucha popular que se han desarrollado en los últimos tiempos, además de las distintas apreciaciones sobre los alcances del Paro Nacional, está emergiendo otro espacio de articulación denominado Asamblea Nacional Popular (ANP), conformado por las dinámicas asamblearias, sectores de los bloqueos, Puntos de Resistencia, Primeras Líneas, sectores indígenas, campesinos, organizaciones urbanas y de trabajadores, distintas corrientes políticas que consideran que la movilización de estos meses abre mayores  perspectivas hacia la crisis de gobernabilidad.

La ANP realizó un primer encuentro en Bogotá el 6,7 y 8 de este mes y convocó otro para Cali el 17 de julio, además llama a movilizaciones nacionales todos los miércoles, y plantea que el pueblo colombiano demanda la caída del régimen genocida y su Gobierno de turno, también convoca a avanzar hacia la construcción de un Gobierno Popular.

Hoy la realidad presenta estos espacios de articulación, el Comité Nacional de Paro que recoge parte del movimiento popular que convocó las jornadas del 2019 y a las de abril de este año, y este de la ANP; cada uno representa importantes fuerzas y procesos del campo popular y democrático, los dos son vitales para potenciar la lucha y las perspectivas de cambio en el país por lo que corresponde trabajar por el diálogo entre ellas, la convergencia de esfuerzos, las sinergias, no las exclusiones y el distanciamiento, porque la lucha y su fortaleza necesitan buscar un espacio nacional conjunto o de coordinación y no dejarse arrastrar por enfoques refractarios a la confluencia y la unidad. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.