UN 4 DE JULIO EMPEZÓ EL ELN

UN 4 DE JULIO EMPEZÓ EL ELN

Comandante Nicolás Rodríguez Bautista

Compañeras y compañeros Presos Políticos, de la base social, milicias, combatientes, militancia y mandos del Ejército de Liberación Nacional (ELN), este mensaje es para conmemorar el 58 aniversario de aquella Marcha de la que dice la canción que ‘se inició allá en Santander’, este proyecto rebelde el 4 de julio de 1964. 

Les comparto mi alegría por continuar entre ustedes aportando lo mejor de nuestras vidas para defender el derecho popular a la rebeldía, a la insurgencia y al alzamiento en armas buscando el triunfo popular y revolucionario en un país donde disentir, cuestionar y expresar descontento con los gobernantes y el sistema es un delito que cuesta la vida aún sin empuñar las armas, es por ello que la acción insurgente sigue siendo tan válida como cuando nacimos hace 58 años.

Todos sabemos que este camino ha sido complejo y costoso quedando en él ejemplares comandantes, cuadros revolucionarios, guerrilleros, milicianos y gentes humildes de la base social a quienes hoy honramos en su memoria.

Es indispensable que todos tengamos presente que honrar su memoria es ser portadores de sus valores revolucionarios, humanistas y de esa manera hacer del ELN una organización revolucionaria  que sabe entender las cambiantes realidades en el país y el mundo, para que al reafirmar su carácter insurgente, sea siempre abarcadora, flexible, unitaria, humanista y que sin sectarismos vea al resto de luchadores populares, revolucionarios, demócratas y progresistas como parte indispensable de las fuerzas, que harán posible el triunfo popular y revolucionario que hemos abrazado desde nuestro surgimiento hace más de medio siglo, aceptando las diferencias y encontrando los puntos en común para actuar como un solo puño, hoy es cada vez más válida la sentencia camilista de tomar lo que nos une como esencial para avanzar.

La unidad popular y la unidad revolucionaria son retos nada sencillos que son condición para avanzar en la lucha, los comandantes Camilo Torres y Manuel Pérez son nuestros mejores referentes en la unidad popular y revolucionaria, el ELN requiere siempre de sus enseñanzas y su ejemplo y reafirmar lo valedero de ‘ser con otros’.

Al Comandante Manuel le escuché decir en reiteradas ocasiones que “cuando nos consideramos mejores revolucionarios que los demás, es cuando más fácilmente caemos en los sectarismos, el vanguardismo y las exclusiones”, y al Comandante Camilo le escuché decir que “quienes practican con más énfasis una forma de lucha, tienden a darle menos valor a las demás”.

Vivir y avanzar en unidad y coordinación es aceptar las diferencias como realidad inevitable en las luchas populares y revolucionarias, cuando esta condición social no la asumimos caemos en el sectarismo y el vanguardismo, males políticos que han sido verdaderos atranques y causa de grandes daños entre los revolucionarios colombianos, por ello es indispensable esta reflexión a 58 años de camino para mirarlo crítica y autocríticamente porque necesitamos avanzar.

Compañeros, compañeras junto a la alegría de conmemorar nuestro 58 aniversario les expreso mi alegría por el triunfo popular de las elecciones el pasado 19 de junio, este trascendental e histórico acontecimiento marca ‘un antes y un después’ en la vida de la sociedad colombiana, porque es la primera vez en 203 años de vida como República, que el pueblo representado en 11 millones de colombianas y colombianos eligen un Presidente y una Vicepresidenta que no pertenecen a la oligarquía, ni a las maquinarias politiqueras ni a la clase dominante de nuestro país, sino que nacieron en cunas humildes como la mayoría de los votantes que los eligieron, ambos son incansables luchadores populares y no dudo de su talante e integridad para seguir liderando el Pacto Histórico, fenómeno político que ocurre  por primera vez en Colombia.

De la misma manera este triunfo de la lucha popular ha sabido recoger el sentimiento popular que exige un Cambio, que contemple la justicia social, alcanzar la paz, promover la verdadera  democracia, hacer la política sin los vicios tradicionales de la politiquería, hacer valer y respetar los Derechos Humanos, respeto a la Oposición Política y ser un Gobierno en función de las mayorías y de la Nación; además este nuevo Gobierno se plantea unas políticas de Economía Limpia que desarrolle la producción nacional, y avance de manera progresiva en la superación de la extracción de minerales como  base económica del país.

Al reflexionar sobre este Gobierno del Pacto Histórico es necesario volver al estudio de nuestra política sobre un Gobierno de Nación Paz y Equidad, salida del Cuarto Congreso Nacional.

Esas son las metas, los objetivos a cumplir por el Nuevo Gobierno pero lograrlos no es sencillo porque en contra de ellos está el poder de los enemigos de ese proceso, que son responsables de la crisis profunda que atraviesa el país y el Pacto Histórico se va a enfrentar a ese poder que incluye la mano siniestra del imperialismo, por esto solo con el pueblo organizado y en pie de lucha se logran los cambios.

Todos sabemos que el ELN está abierto a continuar los diálogos suspendidos por el Gobierno de Duque y nuestra conducción estratégica tiene esto definido, todos y todas respaldamos estos pasos de manera disciplinada.

Finalizo este mensaje diciendo que el triunfo del Pacto Histórico, suma al camino por los cambios que necesita Colombia y en eso coincidimos con ese Gobierno, concretar a través de los diálogos, verdaderos Acuerdos de Paz es parte de nuestra acción como fuerza alzada en armas.

Más unidos que nunca internamente y más abiertos a ‘Ser con otros’ debe ser la meta al conmemorar nuestro aniversario; gloria eterna a los caídos dignamente en estos 58 años de lucha a lo largo y ancho de nuestra Colombia por la justicia social y la paz auténtica.

Con profundo cariño y convicciones revolucionarias y humanistas,

Nicolás Rodríguez Bautista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.