VAMOS CON LOS CAMBIOS Y LA PAZ

VAMOS CON LOS CAMBIOS Y LA PAZ

Comando Central (COCE)

Ayer Gustavo Petro fue electo Presidente, este Gobierno debe encarar los cambios para una Colombia en paz, entre los más urgentes están la inclusión política y económica, una economía soberana sin depredación, y una nueva Doctrina de Seguridad y Derechos Humanos.

Las dos causas que impiden superar el Conflicto Armado y la violencia política son la Doctrina de Seguridad Nacional que define a los opositores como Enemigo Interno, que prioriza el uso de la fuerza y desecha el diálogo para encarar los problemas; la segunda causa reside en el añejo régimen clientelar violento, mutado hoy en un sistema corrupto y mafioso.

La exclusión de las clases dominantes hacia los pueblos étnicos y las comunidades populares rurales y urbanas son el detonante de la protesta social, victimizada para justificar el trato de Guerra que el régimen le da; igual trato han recibido los movimientos alternativos que aspiran a participar en la lucha política, al ser criminalizados desde el clientelismo, los monopolios mediáticos y la violencia de las mafias.

La globalización neoliberal recrudecida los últimos 30 años y sus Tratados de Libre Comercio (TLC) favorecen las importaciones en desmedro de la producción nacional, causando una explosión del rebusque o empleo informal, junto a altísimas tasas de desempleo, epidemia de desigualdad que azota hasta las capas medias; al tiempo que la mitad de la riqueza producida debe entregarse al Fondo Monetario Internacional (FMI) para pagar la gigantesca Deuda Externa contraída por la élite gobernante, al ser esclavo de usureros el país no puede cubrir su Deuda Social, sin poder hacer la debida inversión en salud y educación, deteriorando cada vez más su cobertura y calidad.

Sucesivas ofensivas de la oligarquía despojaron más de 8 millones de hectáreas a los campesinos, contrarreforma agraria criminal que sumada a la Apertura neoliberal quebraron el campo, lo que obligó a campesinos y trabajadores agrícolas a migrar hacia los cultivos de uso ilícito y hacia el rebusque en las ciudades.

Sustituir los cultivos de uso ilícito en Colombia es solo una parte necesaria para poner fin al narcotráfico, pues sus ganancias provienen principalmente de la comercialización internacional, el lavado de narcodinero, del negocio de los insumos y de los laboratorios de procesamiento; la fracasada Guerra contra las drogas después de 50 años de desastres exige una política alternativa consensuada con los países consumidores, Colombia como país más afectado por esta Guerra reclama un cambio radical de estrategia antidrogas.

Urge consensuar un modelo de  transición energética, para disminuir el cambio climático y prevenir los daños que causarán el agotamiento de las reservas de hidrocarburos y garantizar que la nación no pierda la soberanía energética, así como es dueña mayoritaria de la empresa estatal petrolera Ecopetrol; establecer un modelo económico no centrado en la extracción de minerales es una tarea inaplazable para la sociedad colombiana y el medioambiente.

Si el Presidente elegido se posesiona el 7 de agosto para hacer los cambios que nos encaminen a superar el clientelismo y sacar la violencia de la política, avanzar en planes de inclusión social que contemplen empleo y emprendimientos para las mayorías, un plan de Reforma Agraria, un nuevo modelo de lucha contra las drogas y le da continuidad al Proceso de paz, Colombia tendrá un Gobierno respaldado por el movimiento popular, pero si se instala para hacer ‘más de lo mismo’ tendrá al pueblo en las calles reclamando cambios con más vehemencia que en 2019 y 2021.

El ELN mantiene activo su sistema de lucha y resistencia política y militar, pero también su plena disposición para avanzar en un Proceso de Paz que dé continuidad a la Mesa de Conversaciones iniciada en Quito en febrero de 2017.

9 thoughts on “VAMOS CON LOS CAMBIOS Y LA PAZ

  1. Con realismo y voluntad política en este gobierno del pacto histórico el ELN puede ayudar a construir la paz completa dando especial énfasis a la paz en los territorios. Pero debe disponer su voluntad colectiva para transitar un proceso con la celeridad que determina un período presidencial que posibilite sin más dilación la paz para los colombianos.

  2. Todo lo que proponen es el
    Plan de gobierno de petro, espero que esas conversaciones no duren años porque la oposición hará lo imposible para que no se dé La Paz, no les conviene la fortaleza de ellos es la guerra interna. Por primera vez en la
    Historia un guerrillero es presidente. Excusas no hay!
    La Paz ya!

  3. Esto es una realidad, inevitable, esperemos que se pueda empezar a tomar estos cambios que son inaplazables para nuestro país, y que nuestro nuevo presidente pueda empezar a generar estás políticas ante un país tan devastado y quebrado que nos ha dejado la consecuencia de gobiernos corruptos por años.

  4. Totalmente de acuerdo, espero y aspiro que el gobierno de Gustavo Petro pueda concretar la paz con el ELN y finalmente acabar con esta guerra dónde los pobres hemos sido los más afectados.

  5. Solo el pueblo salva al pueblo

    El único enemigo de los pueblos ess el GENOCIDA IMPERIO LADRON

    Se necesita una Amenaza Latina digna libre SOBERIANA y unida

  6. Solo el pueblo salva al pueblo

    El único enemigo de los pueblos ess el GENOCIDA IMPERIO LADRON

    Se necesita una America Latina digna libre SOBERIANA y unida

  7. Es indudable que Gustavo Petro requerirá de una indoblegable voluntad política y un férreo carácter para implementar «cambios para una Colombia en paz», toda vez que esto comporta una serie de transformaciones estructurales que difícilmente encontrarán concreción en su Administración por razones de diversa índole. No debe soslayarse que -por ejemplo- las élites nacionales son profundamente refractarias a propiciar cambios en el orden de cosas establecido y, cuando por efecto de las luchas del movimiento popular se ven compelidas a ceder en algo, posteriormente recurren a la perfidia -incluso de tipo criminal- para conservar el statu quo. El caso del Acuerdo de Paz con las FARC exime de mayores comentarios al respecto. Ahora bien, factor de no menor importancia a considerar, es el relativo a la plataforma programática del Presidente electo. Un análisis crítico de la misma deriva en serias dudas toda vez que, vista en rigor, la percepción que genera es que la anima una concepción «gatopardista», esto es, «que todo cambie para que nada cambie». No de otra manera puede interpretarse que preconice: «Democratizar la tierra significa un pacto con los terratenientes (…) nosotros queremos seguir el modelo japonés y coreano: comprarles pacíficamente la tierra» (Revista Semana, diciembre 11 de 2020). En relación con el aparato productivo, plantea «una economía productiva, esencialmente de iniciativa privada (…) millones de colombianos que tengan iniciativa privada ayudados por el Estado», y de cara a definir orientación político-ideológica, puntualiza que «jamás Petro ha dicho que va a cambiar el capitalismo. Petro ha dicho que lo va a desarrollar, pero capitalismo de verdad» (Diario El Tiempo, septiembre 6 de 2021). «Colombia no necesita socialismo, necesita democracia y paz» (Diario El País. España, septiembre 19 de 2021). En materia de estructura de propiedad de la tierra, afirma que «latifundista improductivo se vuelve latifundista productivo incrementando el impuesto predial de su latifundio» (Discurso en Bello, Antioquia, enero 14 de 2022). Sobre el modelo de sociedad a implementar, informa que «no es Venezuela lo que proponemos, esto en realidad no se llama socialismo, esto que estamos diciendo se llama economía popular, se llama construir un capitalismo democrático, se llama construir post-capitalismo» (Discurso en Bello, Antioquia, enero 14 de 2022). Asunto de capital importancia, es el relativo a la construcción de lo que se dado en llamar «paz total». Al respecto, plantea que «si soy elegido Presidente, el ELN se acaba en tres meses» (Diario La República, 2021). Y abundando en el tema: «Si se recoge el trabajo del Gobierno anterior a Duque que realizó con el ELN, se puede llegar a un acuerdo rápido y finiquitar esos acuerdos desmantelando lo que se conocía como la insurgencia armada de Colombia» (Discurso en Turbo, Antioquia, febrero 12 de 2022). «Con el ELN, negociaciones desde el primer día para su desmantelamiento lo antes posible» ( Entrevista CMI, junio de 2022). En este tópico, sorprenden -por decir lo menos- los exabruptos de Gustavo Petro. Pretender terminar ipso facto con una realidad político-militar propia de un conflicto social y armado de 60 años, es de una ingenuidad política asombrosa o de una soberbia francamente ofensiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.