NO SE PUEDE CONSTRUIR PAÍS CON LA ECONOMÍA EN DÉFICIT

NO SE PUEDE CONSTRUIR PAÍS CON LA ECONOMÍA EN DÉFICIT

Claudia Julieta Parra

El pasado domingo los colombianos en las urnas de manera masiva decidimos dar un viraje; sin embargo, hay que resaltar que el anhelado cambio político se da en momentos en que la economía está en declive y los pasivos estatales alcanzan topes históricos.

Las políticas deficitarias impuestas por Duque han sido nefastas para nuestra economía, toda vez que las ha centrado en priorizar el Gasto Corriente (burocracia, Guerra, pago de Deuda Externa) y disminuir el Gasto Social (salud, educación), desde luego esta política antieconómica fue exacerbada por la pandemia del Covid-19 y el conflicto entre Ucrania y Rusia, por esto a dos meses de instalarse el nuevo Gobierno, los principales índices económicos son negativos y las proyecciones económicas son regresivas.

Solo por citar algunos Indicadores de Desarrollo tenemos inflación de 9,07 por ciento, Deuda Externa (DE) de 172.790 millones de Dólares lo que equivale al 48,8 por ciento del PIB, Tasa de Desempleo de 11,6 por ciento, trabajo informal del 44,8 por ciento, 21,6 millones de colombianos en situación de pobreza y 7,1 millones en pobreza extrema, entre otros.

El principal reto que tiene el nuevo Gobierno es incrementar el Gasto Social para así mejorar la calidad de vida de la población, disminuir la brecha de Pobreza Monetaria y Pobreza Extrema requiere una gran cantidad de recursos, y el Estado solo capta masa monetaria por vía tributaria, utilidades de activos y exportaciones.

En sana lógica hay que derogar los beneficios tributarios entregados a las megaempresas, incrementar la base tributaria del impuesto al patrimonio, gravar patrimonios iguales o superiores a los mil millones de Pesos (implica gravar a la clase media alta); si queremos un cambio social debemos reducir privilegios otorgados al poder adquisitivo y patrimonial, las otras dos acciones inaplazables es reducir el gasto estatal y congelar el monto representativo de la DE.

Estos cambios no alcanzan a ser Capitalismo de Estado pero los opositores a la redistribución tributaria harán un show mediático en su contra; ante una crisis financiera se debe disminuir el Gasto Corriente, congelar los pasivos, disminuir los gastos de funcionamiento e incrementar el capital circulante para que mejore el poder adquisitivo per cápita y el mercado se dinamice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.