ES FALSO QUE SEAN GENOCIDAS SOLO POR OMISIÓN

ES FALSO QUE SEAN GENOCIDAS SOLO POR OMISIÓN

Mariela, Jorge Guerrero, Tulio Bayer

Algunos miembros de la Fuerzas Armadas (FFAA) a regañadientes han confesado que miles de ellos son responsables por ejecutar a millares de inocentes, Práctica Genocida que intentan justificar como “conducta omisiva”, cuando la realidad demuestra que se trata de una política de terror de Estado.

La opinión conoció la confesión del Coronel (r) Luis Fernando Borja, sobre ejecución de inocentes para hacerlos pasar por “guerrilleros dados de baja en combate”, crímenes denominados como Falsos Positivos, por los cuales recibieron recompensas dado que le servía a las FFAA para demostrar que “estaba ganando la guerra” a la subversión [1].

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) hizo público el reconocimiento de 21 miembros del Ejército y un civil de su responsabilidad en la ejecución de Falsos Positivos en el Catatumbo y la Costa Caribe, Crímenes de Lesa Humanidad en los que al menos 120 personas inocentes fueron asesinadas, todas ellas provenientes de familias humildes, comunidades étnicas, gente trabajadora o en la lucha por la subsistencia [2].

Estos Crímenes no hubiesen ocurrido sin la política institucional del Ejército de Conteo de Cuerpos, legado de la formación que Estados Unidos imparte a las FFAA colombianas por medio del denominado Plan Colombia, una injerencia imperialista que tiene una larga historia en la región.

La perpetración de Crímenes de Lesa Humanidad contra la población continúa sin que la élite dominante se detenga a considerar que esto mancilla el honor militar, porque su propósito es debilitar y exterminar a los opositores del régimen, en un escalamiento del Conflicto Interno que bloquea los cambios que necesita Colombia, diseño imperialista de la Guerra que ahora transita con mayor intensidad de la Zona Andina hacia los bordes, una suerte de periferalización del control territorial bajo la lógica de la tierra arrasada.

Lógica de Guerra que en las ciudades delegó su tarea de Limpieza Política y social a la Policía, así lo demuestra el Informe Final para el esclarecimiento de los hechos ocurridos los días 9 y 10 de septiembre de 2020, que responsabiliza a la Policía de 11 asesinatos de inocentes, represión criminal que desencadenó “uno de los episodios más graves de violación a los derechos humanos acontecidos en la historia de la capital del país”; Informe publicado por la Alcaldía de Bogotá y respaldado por la ONU, que evidencia la comisión de una Masacre contra ciudadanos en barrios excluidos y empobrecidos [3].

Es claro que No se trata de hechos aislados ni desconectados es un asunto claramente estructural y de larga data, es una Guerra contra el pueblo empobrecido, excluido y violentado de múltiples maneras; por ejemplo, hay múltiples Informes sobre las graves violaciones a los Derechos Humanos (DDHH), torturas, mutilaciones y asesinatos perpetrados por las FFAA en colusión con paramilitares urbanos para atacar a manifestantes en el Paro Nacional iniciado el 28 de abril de este año.

Este mismo año el Tribunal Permanente de los Pueblos en su versión número 48 condenó al Estado Colombiano por Genocidio continuado, dando cuanta de una política criminal empotrada en el tuétano del régimen colombiano, sin que sus principales determinadores y perpetradores (oficiales, políticos y empresarios de mayor poder y rango) reconozcan su responsabilidad, antes por el contrario siguen siendo ascendidos y premiados con altos cargos en el Estado, para lubricar este modelo social de muerte.

Hay que recordar que la Narcobanda la Terraza de Medellín, en un comunicado del 29 de noviembre de 2000, acusaron a los Generales Harold Bedoya y Jorge Enrique Mora Rangel de haber dado las órdenes de asesinar, y cometer todo tipo de crímenes contra prestigiosos Defensores de DDHH como Jesús María Valle (1998), Hernán Henao (1999), Elsa Alvarado, Mario Calderón y Carlos Alvarado (1997), Eduardo Umaña (1998), Jaime Garzón (1999); gracias a este expediente criminal ascendieron al General Mora como negociador del Gobierno en el Proceso de Paz con las Farc.

El pueblo organizado y unido deberá generar las condiciones para construir desde abajo procesos de memoria emancipadora, que permita trazar acciones reales para la no repetición y la liberación de los pueblos de estas tramas de sometimiento, que hoy regresan y se reinventan generando muerte y despojo en los territorios.

_____

[1] “Siento tristeza y vergüenza, no puedo dormir tranquilo” Coronel Borja quien ordenó 57 Falsos Positivos. RCN Radio, 13-10-2021.

[2] Comunicado N. 133. JEP, 2021.

[3] Un Informe responsabiliza a la policía colombiana de 11 muertes en las protestas de 2020. France24, 14-12-2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.