EL CONFLICTO EN LA FRONTERA ARAUCANA

EL CONFLICTO EN LA FRONTERA ARAUCANA

Comando Central (COCE)

Para su plan de ‘Guerra sin fin’ los Estados Unidos conforman grupos armados con desmovilizados de las guerrillas colombianas, con uno de estos instalado en la frontera colombo-venezolana del río Arauca, ha estallado el conflicto el pasado Primero de enero.

En Colombia asistimos a la repotenciación del paramilitarismo para aniquilar el creciente Conflicto Social y confrontar a la insurgencia guerrillera.

1) Estamos ante un rebrote de un nuevo paramilitarismo ideado y organizado por las Fuerzas Militares del Estado colombiano y los Estados Unidos dentro de su plan contrainsurgente; en el caso particular la confrontación que se da en este momento en Arauca es contra la agrupación comandada por Arturo Paz, calificado como infiltrado al servicio del Ejército desde antes de la desmovilización de las Farc, quien viene agrediendo a la población araucana y al Ejército de Liberación Nacional.

2) Desde hace una década las organizaciones sociales de Arauca erradicaron la coca sin ayuda del Gobierno ni de la comunidad internacional, hoy todos los pobladores rechazan volver a este cultivo, pero el grupo de Arturo les ofrece a los más pobres 10 millones de Pesos para que resiembren, lo que generó el choque frontal con los Frentes Elenos y con las organizaciones sociales.

3) El enfrentamiento se agravó tras el retorno del narcotráfico al departamento, al inundarlo con bandas incluso traídas desde Venezuela, como la temida Tren de Aragua con quien los de Arturo terminaron en Guerra a finales del 2021.

4) Existen pruebas documentadas de colusión de las Fuerzas Militares con este grupo, lo que le permiten crecer, pasó de tener 10 a 200 hombres armados y a operar en cercanía de las tropas del régimen, además que Arturo realiza operaciones que le encomiendan los militares.

5) Para instruir al grupo de Arturo simularon el secuestro en Saravena del Coronel del Ejército Pedro Enrique Arciniegas, quien durante ocho meses estuvo con esta agrupación impartiéndoles instrucción en operaciones militares y de inteligencia; como lo ha confesado uno de los capturados durante los enfrentamientos ocurridos en los primeros días de este mes.

6) Esta Operación de Guerra Híbrida es conducida desde la Base de las Fuerzas Especiales de la Infantería de Marina localizada en Arauquita, que a su vez es la sede de una de las Brigadas de Fuerzas de Asistencia de Seguridad (Sfab, por su sigla en inglés), integradas por oficiales norteamericanos ejecutores del Plan de asesoría militar que desarrolla el Gobierno de Estados Unidos con el régimen colombiano.

3 thoughts on “EL CONFLICTO EN LA FRONTERA ARAUCANA

  1. Que tristeza al ver cómo una manada de hombres al servicio del imperialismo ponen en juego la tranquilidad y la convivencia pacífica en los territorios del país, por eso muy importante una unidad guerrillera fortalecida para descubrir y destapar a tiempo estos planes del enemigo, el cual cada día más se ve más la corrupción ya que antes eran los paramilitares a su servicio y ahora unos cuantos supuestos al servicio de la revolución. Por eso importante acciones contundentes contra estos que están al servio del narco estado y quieren dañar la convivencia en las comunidades, fuerza de las diferentes trincheras revolucionarias, viva la lucha popular.NUPALOM

  2. No es nuevo este tema de infiltracion por parte del gobierno, no solo alli en arauca en muchas ciudades y areas rurales esta pasando lo mismo y no hay otra opcion que combatir porque no hay otro metodo de respuesta donde la vida se pone en juego

  3. Ciertamente, las inquietudes de Blanco y de Pedro son expresión de la cruda realidad que vive el país. En tal sentido, hacen eco de planteamientos formulados por personalidades de amplio trasegar y respetabilidad en el ámbito de la defensa de los Derechos Humanos en particular y de los intereses populares en general. A este respecto, no deben soslayarse -por ejemplo- las declaraciones del sacerdote jesuita Javier Giraldo: «Hay una connivencia muy evidente que ya se ha denunciado, no solamente en el norte de Antioquia y el Chocó, sino en el Caquetá, en Putumayo, en Guaviare, que muestra lo mismo: se nota una articulación y connivencia incluso con algunas disidencias, con el Clan del Golfo y otros grupos paramilitares. La situación se ve muy grave» (Alzate González, Camilo. «La captura de Otoniel fue una obra de teatro y no afectó al Clan del Golfo». El Espectador. Enero 6 de 2022. Edición Digital. Bogotá D.C.).
    En relación con Jorge Eliecer Jiménez Martínez, o «Arturo Paz», medios de comunicación hacen un recuento -con inteligencia y contrainteligencia militar como fuentes- de su trayectoria desde cuando integró el Bloque Oriental de las extintas FARC. Si de darle credibilidad a esas versiones periodísticas se trata, se dimensiona en ellas un vulgar delincuente común. Bajo ninguna circunstancia, la deserción y la traición pueden considerarse propias de un actor político revolucionario (Véase: Escobar, José David. «Las viejas rencillas de las FARC que agravan la situación en Arauca». El Espectador. Enero 10 de 2022. Edición Digital. Bogotá D.C.). No es de extrañar entonces el actual accionar del sujeto en cuestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.