AUMENTAR EL VALOR DEL DIESEL AUMENTA EL COSTO DE VIDA

Chavela Villamil

La cadena de distribución juega un papel trascendental, mucho más en países donde los combustibles forman parte esencial en la distribución de la materia prima y los productos terminados, por lo tanto, tienen impacto directo en el costo final de un producto.

Colombia es reconocido como un país productor de crudo, según la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) la producción de petróleo durante el primer trimestre de este año fue de 773.789 barriles por día (bopd); sin embargo, su capacidad para refinar petróleo es baja, según cifras oficiales, la capacidad de producción total en las dos refinerías que actualmente están activas es de 320 millones de galones mensuales, que equivale al 74,7 por ciento del consumo, por lo tanto debe importar cerca de 108,4 millones de galones [1], cuyo valor se regula por el precio internacional que está por encima del precio local, lo que genera un déficit o sobre costo del galón con referencia al valor comercial nacional.

Para estabilizar o estandarizar el valor internacional de la gasolina y el diesel con el valor del mercado local, el Gobierno creó en 1998 el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC), encargado de aplicar subsidios a la gasolina y el diésel y así proteger la economía de los usuarios. El Gobierno de Petro heredo un déficit en el FEPC de alrededor de 36,7 billones de pesos, para subsanar este pasivo el Gobierno de Petro optó por desmontar gradual y progresivamente dichos subsidios.

Los riesgos de desmontar los subsidios al diesel

Según datos del Ministerio de Minas y Energía y de la Agencia Nacional de Hidrocarburoa (ANH), los subsidios al diesel representan el 68,2 por ciento del déficit del FEPC. Por el momento el Gobierno solo ha incrementado de manera gradual el valor, a la fecha sus incrementos suman 5.410 pesos; desde luego esto ha tenido repercusión directa en la economía de millones de hogares, siendo las capas sociales medias y bajas las de mayor afección. Según el Director Técnico del Comité Autónomo de la Regla Fiscal (CARF), asegura que, “los subsidios al diesel están generando al FEPC un déficit diario de 60.000 millones de pesos” [2].

Recientemente el Ministro de Hacienda afirmó que, “el déficit en el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles ha sido causante de una carga que afecta gravemente las finanzas del Estado y es principalmente ocasionado por los subsidios al diesel; por lo tanto es necesario el aumento en el precio del diesel para grandes consumidores, todos los que consumen en Colombia más de 20.000 galones de diésel van a entrar a tener precio actualizado acorde con las tarifas internacionales” [3].

La mayor parte del transporte de carga y mercancía se hace por vía vehicular y alrededor del 82 por ciento de este parque automotor funciona con diesel, desde luego estos transportistas en su mayoría entrar en el rango de grandes consumidores; esto sin duda repercutirá de manera inmediata en el valor del transporte de mercancía y desde luego, este aumento será trasladado al valor final de los productos y las mercancías; lo que incrementaría el índice de inflación y el costo de vida, además puede ocasionar un paro de transportadores de carga.

Hora de cambiar la ecuación del transporte de carga

En medio de la crisis económica actual el Gobierno debe decrementar el Gasto Corriente (burocracia, guerra, pago de intereses de Deuda Externa), pero en vez de disminuir el gasto burocrático y suntuario ha optado por el desmonte a los subsidios a los hidrocarburos; medida que, aunque mitiga el déficit fiscal puede cambiar la tendencia bajista de la inflación y volverla a llevar a incrementar. Por lo tanto, el Gobierno tiene el reto de decrementar el déficit fiscal y paliar los efectos inflacionarios del desmonte de los subsidios a los combustibles.

El transporte de mercancías y productos no solo infiere su valor por el costo del combustible, en esta ecuación tiene un papel preponderante el valor de los fletes donde juega un papel trascendental el valor de los peajes, que en su mayoría tienen costos exorbitantes y están en manos de los concesionarios privados; por lo tanto, una forma de balancear el incremento del diesel es congelar el valor de los peajes y de manera paulatina llevarlos nuevamente a su carácter público, desde luego esto implica una ruptura con los grandes emporios, ¿ está dispuesto el gobierno a romper su relación con los grandes empresarios?

___

[1] Balance de producción y productividad de hidrocarburos, primer semestre de 2023. ANH, 20-05-2024.

[2] No subir los precios del ACPM amplía diariamente el déficit del FEPC en 60.000 millones de pesos. Valora Analitik, 22-05-2024.

[3] Ministro Hacienda de Colombia anuncia aumento gradual del diesel, Valora Analitik, 07-06-2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *