SE VA UN PRESIDENTE MUY EFICIENTE

SE VA UN PRESIDENTE MUY EFICIENTE

Damaris Izaguirre

La vida enseña que ‘no hay luz sin sombra’, la realidad siempre está determinada por el ángulo o posición desde donde se observa, esto permite afirmar que Duque fue un Presidente muy eficiente para la parte sombría del país.

En un Estado Social de Derecho el respeto por la dignidad humana, la salvaguarda de los derechos fundamentales de las personas y la prevalencia del interés general, son el principio rector del Estado.

La Constitución de 1991 en su Artículo 2 consagra que, ‘el Estado debe servir a la comunidad y garantizar la efectividad de los derechos y deberes consagrados en la Constitución, razón por la cual todas las autoridades tienen por objeto proteger a todos los ciudadanos en su vida, honra, bienes, creencias y demás derechos y libertades’; sin embargo, este precepto constitucional ha sido soslayado sucesivamente por los Gobernantes electos y Duque no fue la excepción.

Aunque Iván Duque fue elegido para gobernar a favor de todos los colombianos en especial para los excluidos y empobrecidos, es un hecho que desde que asumió la Presidencia su compromiso fue única y exclusivamente con los intereses del régimen y del imperio norteamericano; por eso no es de extrañar que durante su mandato se incrementaran la pobreza y la desigualdad, todos sus actos administrativos y políticas estaban encaminados a aumentar la riqueza de la plutocracia nacional y multinacional.

Para proteger los intereses de una clase minoritaria y acelerar la explotación de los bienes naturales Duque se vio abocado a resurgir y fortalecer el paramilitarismo, a su vez que incrementó el asesinato de líderes sociales y excombatientes, de esta manera protegía los intereses foráneos, dejando las comunidades en la disyuntiva de guardar silencio y desplazarse o luchar por sus territorios y sus derechos; las comunidades optaron por luchar y esto significó el baño de sangre que deja Duque como “legado”, un Genocidio más atroz que el perpetrado contra la Unión Patriótica.

Si miramos el Gobierno de Duque desde los intereses del régimen su mandato fue eficiente ya que incrementó las fortunas de los millonarios y fue leal a los planes del imperio norteamericano; pero como Duque recibe su mandato de la Constitución y no del régimen, su Gobierno fue nefasto en todos los aspectos, deja una estela de muerte y violación a los Derechos Humanos, una crisis económica sin precedentes, un país aislado por cuenta del mal manejo de la política exterior y una corrupción consolidada que superó los limites preexistentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.