POR LA NUEVA COLOMBIA

POR LA NUEVA COLOMBIA

Comando Central (COCE)

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales primaron los deseos de cambio de un número creciente de colombianos, los candidatos ganadores de forma diferente supieron cautivar a sus electores, formulando propuestas de cambio frente a la forma tradicional de manejar la política.

En las elecciones del 29 de mayo la abstención fue del 45 por ciento, la más baja de los últimos 20 años, esto quiere decir que gente con descrédito hacia las instituciones esta vez se sintieron motivados para votar por algún candidato con propuestas de cambio; esta podría ser una tendencia que se mantenga en la segunda vuelta, es decir, que haya un mayor porcentaje de votantes por propuestas alternativas.

Lo más destacado en la primera vuelta fue la votación histórica más alta por la Centro Izquierda que logra más del 40 por ciento, y, la sepultura del proyecto político de la Extrema Derecha que le dio el ‘abrazo de Drácula’ a Federico Gutiérrez, quien jugó como el candidato de la vieja politiquería o el ‘candidato fusible’, para quemarlo y darle opción a otro candidato que en el discurso se distancie del Establecimiento, para garantizar su continuidad pero recogiendo de alguna manera el inconformismo de la población.

La oligarquía colombiana, los ‘cacaos’ de la economía, los señores de la Guerra, quienes manejan el Estado, los verdaderos dueños del poder, son expertos en los juegos electorales y siempre le apuestan a los candidatos con más opciones, por eso esta vez ‘no metieron todos los huevos en la canasta’ de Fico, sino que jugaron con Rodolfo Hernández como plan B; gran parte del 28 por ciento de la votación por Rodolfo está sustentado en el voto amarrado de las maquinarias electorales de los partidos tradicionales.

Es mentira que los casi seis millones de votos que recoge Rodolfo fueron producto de la campaña que hizo en TikTok o en las redes sociales, no, ahí está la mano y el dinero de los demás Partidos oligárquicos que mandaron a votar por este candidato, que en su repertorio mental encontramos la admiración por Hitler y la discriminación a la mujer.

En las elecciones para la segunda vuelta presidencial se presentará un gran pulso entre las fuerzas que están por el cambio para Colombia y los dueños del Establecimiento, quienes harán gavilla para mantener sus privilegios; pero, esta vez no serán las viejas fórmulas contra el ‘Castro-chavismo’, que ya no convencen a nadie sino que ahora Rodolfo se presenta como el restaurador de la buena administración pública, pretendiendo quitarle las banderas transformadoras de la Centro Izquierda.

En la Colombia actual hay un gran sentimiento por los cambios que favorezcan los intereses populares, así está demostrado en las grandiosas movilizaciones de los últimos años; si ese sentir se transforma políticamente en votos, las propuestas de la Centro Izquierda podrían triunfar en la segunda vuelta por la presidencia, pero con esta oligarquía en nada se puede confiar.

Si la oligarquía vuelve a imponer sus intereses de clase en las elecciones del 19 de junio, ese sentimiento de cambio no se detendrá seguirá expresándose en múltiples formas, en las calles, en los campos, en las redes sociales, en los espacios culturales, en el pueblo, en las luchas insurgentes y en la misma lucha institucional y electoral; este país ya está cambiado y vamos hacia la Nueva Colombia.

Colombia ya tiene su camino, se viene abriendo a través de las grandes movilizaciones masivas del pueblo, también busca un Nuevo Gobierno que atienda sus aspiraciones.

El ELN independientemente de quien gane en la segunda vuelta está dispuesto a reanudar las Conversaciones de Paz; pero esta vez más que un diálogo entre Gobierno e insurgencia debe ser un Gran Diálogo Nacional, que aborde los problemas de fondo de la sociedad que son la causa de la protesta social y del Conflicto Armado.

7 thoughts on “POR LA NUEVA COLOMBIA

  1. Dime con quién andas y te diré quién eres, ese adagio popular aplica para ambos candidatos, los dos están rodeados de corruptos y así es imposible hablar de cambio.

  2. Tienen razón en que el uribismo se quiere subir a la rodolfoneta, pero no es el único carro que va con sobre cupo, ustedes deberían ser más objetivos y críticos y hablar de los corruptos como Benedetti, Roy Barreras y Piedad Córdoba y muchos más que harán fracasar un eventual Gobierno de Petro, para la muestra está lo que pasó en Bogotá con Samuel Moreno.

  3. Es decepcionante ver que la única guerrilla que queda en América Latina se volvió petrista y renuncio a sus ideales marxistas, para cambiarlos por la política reformista neoliberal que propone Petro y todos los liberales de izquierda como el prometen cambio, pero lo único que harán son reformas cosméticas que aplazan la verdadera revolución.

  4. No puedo creer que una guerrilla experimentada como el ELN no haya entendido la frase de Alejando Gaviria y el motivo por el cual se une a Petro. Subir a Petro es controlar el volcán para evitar la insurrección, es darle acetaminofén a un paciente que tiene fiebre, pero no atacar el mal que causa la fiebre. Que gane Rodolfo es echar a andar la inaplazable revolución, no olviden que en ajedrez en ocasiones hay que sacrificar la Dama para dar un certero jaque mate.

  5. Me gusta que se destapen y revelen su afinidad e intensión de que gane Petro, el cambio no fue en primera, pero será en segunda.

  6. Ciertamente, es claro que cumplida la segunda vuelta de la elección presidencial el día 19 de los corrientes habrá una «Nueva Colombia». Independientemente de quien llegue a la Casa de Nariño como Presidente, dará inicio un nuevo cuatrenio político, el de la Colombia del «gatopardismo». Se implementarán una serie de cambios para que nada cambie. Según anuncio, Rodolfo «Vitalogic» Hernández abrirá su Administración con el Artículo 213 de la Carta Política -Conmoción Interior- para gobernar por decreto y, de esa manera, agilizar sus cambios, entre los que destaca la firma, por parte del ELN, de un «otrosí» sobre el Acuerdo de Paz con las FARC y terminar así -contractualmente- el conflicto social y armado que por 60 años ha vivido el país. En esa materia, Gustavo Petro llamará a la Organización a «negociaciones desde el primer día para su desmantelamiento lo antes posible». En tal sentido, los dos candidatos avisoran el fin del conflicto socio-político y del consecuente alzamiento armado con una pronta rendición y entrega, mediada por una derrota estratégica de tipo ideológico. El orden de cosas que de ello derive se caracterizará por una «paz integral» en la que primará un «acuerdo sobre lo fundamental» -según la máxima de Álvaro Gómez Hurtado-, que servirá de marco para «construir un capitalismo democrático» basado en una «economía productiva, esencialmente de iniciativa privada», esto es, un «capitalismo de verdad», sin soslayar el necesario «crecimiento de la iniciativa privada en el campo», tal cual se consagra en la plataforma programática del Pacto Histórico. Es evidente entonces que, indudablemente, habrá una «Nueva Colombia» a partir del 19 de junio de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.