OTRA VEZ TRIUNFÓ EL LOBBY

OTRA VEZ TRIUNFÓ EL LOBBY

Claudia Julieta Parra

La Reforma Tributaria buscaba acabar décadas de favorecimiento tributario a las mega empresas; sin embargo, el clientelismo y el lobby de esas mega empresas diezmaron estos propósitos y en muchos aspectos el Congreso terminó favoreciendo a los de siempre.

La Reforma Tributaria (RT) propuesta por el Gobierno de Petro pretendía recaudar 25,9 billones de Pesos e implementar un conjunto de medidas dirigidas a fortalecer la tributación de los sujetos con mayor capacidad contributiva; sin embargo, la presión ejercida por las grandes corporaciones aunado al clientelismo que practican algunos Congresistas y Partidos Políticos, no solo diezmaron ostensiblemente el recaudo dejándolo por debajo de los 20 billones, sino además terminaron cercenando gravámenes de buen margen de recaudo y sin afectación a las capas medias y bajas de la sociedad.

La propuesta inicial de la RT contemplaba gravar con un 10 por ciento las pensiones superiores a 10 millones de Pesos, es más que claro que esta medida no afectaba a las capas sociales de menores ingresos, y que bajo un enfoque redistributivo pretendía que las mega pensiones contribuyeran a la disminución del déficit fiscal; la presión ejercida por ciertos sectores y funcionarios públicos y la necesidad de hacer “acuerdos” con los congresistas, llevaron al Gobierno a retirar tempranamente esta iniciativa de la RT.

Algo similar ocurrió con el impuesto a las iglesias que por presiones y acusaciones de herejía combinadas con un fuerte lobby, terminaron hundiendo esta propuesta que solo afectaba a gremios plutocráticos como es el caso de las iglesias.

El impuesto a las bebidas azucaradas y a los alimentos ultraprocesados que inicialmente se centraba en productos específicos, pero en el trascurso de los debates la lista de productos varió considerablemente y terminó favoreciendo empresas, y afectando algunos productos de consumo masivo que si bien son levemente perjudiciales para la salud, son la única alternativa que tienen miles de familias con baja capacidad de poder adquisitivo.

La disminución en la tasa de tributación complejiza el déficit fiscal existente ya que la proyección del gasto y el Presupuesto General de 2023 se realizó sobre un monto superior; sin embargo, el problema de fondo no es el recaudo, sino que la política tributaria no puede estar supeditada a los intereses personales de algunos Partidos y Congresistas, en este sentido como sociedad estamos en mora de exigir políticas públicas que favorezcan a todos los colombianos y no a un grupo reducido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.