NO ES UNA GUERRA CIVIL, ES UN GENOCIDIO

NO ES UNA GUERRA CIVIL, ES UN GENOCIDIO

Himelda Ascanio

La salvaje represión ejercida por el régimen contra los manifestantes la recrudecieron aún más al imponer Ley Marcial en 8 departamentos, arremetida que deja nuevas víctimas a manos de las fuerzas represivas estatales y paraestatales.

En lo corrido del Paro Nacional las Fuerzas Armadas (FFAA) han cometido más de 3.761 Crímenes de Lesa Humanidad, la organización Defender la Libertad a la fecha ha documentado 59 asesinatos, 886 heridos de los cuales 51 presentan lesiones oculares graves, 2.152 detenciones ilegales, 20 allanamientos, 346 víctimas de desaparición forzada, 22 víctimas de violencia sexual y 133 agresiones a defensores de Derechos Humanos (DDHH) [1].

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) documentó 165 violaciones a la libertad de prensa con un saldo de 186 víctimas, el 52 por ciento de las intimidaciones, amenazas, agresiones físicas, robo de información, obstrucción y estigmatización fueron cometidas por las FFAA, las restantes son responsabilidad de civiles [2].

El Premio Nobel de Paz Adolfo Pérez Esquivel afirmó que, “lo que se está viviendo en Colombia es un Genocidio y esos son Crímenes de Lesa Humanidad que no prescriben en el tiempo. El Ejército y la Policía están reprimiendoa quienes reclaman unos derechos legítimos y por lo tanto tienen derecho a protestar” [3]. 

La Presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dijo que, “han recibido información que constata que a pesar de que la mayoría de la Protesta Social ha sido pacífica, la policía no ha sido garante de la vida y es absolutamente desproporcionado el uso de la fuerza; es preocupante el elevado número de pérdidas de vidas humanas, personas heridas, incluyendo lesiones oculares, desaparición forzadas y violencia sexual por lo que urge el permiso de entrada al país para verificar las denuncias” [4].

Criminalización y sevicia contra la Protesta Social

El Observatorio Comunitario de Derechos Humanos Pedro Vaca, la Coordinación Wilson Saavedra y la Red de Medios Alternativos y Populares (Remap), denunciaron que el 24 de mayo la Policía Nacional, Goes, Sijin y personal de civil ingresaron de forma violenta y allanaron la casa de la defensora de DDHH y periodista Sandra Castro en Cali, se llevaron información sensible y herramientas electrónicas de trabajo.

En la misma redada se produjo la captura de David Alfonso Bernal, Yidwar Mondragón Paredes, Anyi Cecilia Vallejo Angulo, Niver Andrés Vallejo Angulo, Eduar Andrés Ramírez, José Jovanny Jojoa y Leonardo Díaz Escobar integrantes y dirigentes de la Cooperativa Multiactiva Rescatando Ilusiones para la Paz (Coopripaz).

La Asociación de Campesinos de Arauca (ACA) denunció el 27 de mayo la captura masiva de varios dirigentes sociales y administradores públicos, Anderson Rodríguez Presidente de laACA, Alexander Romero vicepresidente, Camilo Espinel secretario de educación del ACA y Concejal de Saravena, Fredy Camargo Secretario de Planeación de Fortul, Ruth Pita Concejal de Fortul, Alexander Botia Amaya Secretario departamental de Agricultura, Diana Molina representante de víctimas en Saravena y Nini Johana Cardozo miembro de la Mesa Nacional de Participación Efectiva de Víctimas (MNPEV) y Coordinadora de la Mesa departamental de Arauca capturada por el Ejército en Bogotá.

Quieren exterminar a la generación sin miedo

Armando Álvarez subgerente administrativo de la red de salud oriente de Cali, prestaba atención médica a los heridos en las manifestaciones en el sector de Puerto Resistencia, fue asesinado el 24 de mayo en el barrio Antonio Nariño de Cali.

El 24 de mayo en la vereda El Tamboral corregimiento de Mindalá en Suárez, Cauca, perpetraron una masacre que dejó tres víctimas fatales, Gilber Julián Cuetochambo de 24 años, Andrés Felipe Coral de 18 años y Gerson Anturi Rozo de 30 años.

La Mesa Departamental de Derechos Humanos del Quindío denunció que el 24 y 25 de mayo el Esmad causó heridas a 15 personas y la detención arbitraria de 17 manifestantes; además atacaron a los defensores de DDHH y al docente Luis Fernando Marín,obstruyeron la Misión Médica e irrumpieron ilegalmente en la Universidad del Quindío. 

El 25 de mayo en el sector de Los Caimos y en el barrio Portales del Río en Tuluá, Valle del Cauca, encontraron 4 cuerpos sin vida, dos de ellos eran Jesús David Vallejo Ruiz de 20 años y Esteban Riaga de 16 años, quienes habían sido reportados como desaparecidos; cabe agregar que la comunidad había sido amenazada por mantener bloqueos en las vías.

Camilo Andrés Arango García de 19 años, era estudiante de Derecho de la Universidad Central del Valle (Uceva), fue asesinado por la policía el 25 de mayo durante las manifestaciones en Tuluá, Valle del Cauca.

Luis Eduardo Hinestroza Albornoz ex combatiente, fue asesinado el 25 de mayo entre sector del Beté y Quibdó, Chocó, los sicarios arrojaron al río Atrato su cuerpo que aún no se ha recuperado.

El 26 de mayo en la Localidad de Usme en Bogotá se registraron 185 heridos en Usme, 25 en el Portal de la Resistencia (Portal de las Américas) y 26 en Jamundí, Valle del Cauca, de estos 60 son lesiones oculares y vías respiratorias, 15 lesiones de cabeza, cara, brazos y piernas, y tres traumas de tórax y craneoencefálico, entre otras heridas.

José Ignacio Loaiza Henao ex combatiente adscrito al Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) La Elvira en Buenos Aires, Cauca, el pasado 21 de mayo en la ciudad de Popayán había recibido un ataque con arma de fuego que lo dejó gravemente herido, el 28 de mayo murió producto de estas heridas. 

El 28 de mayo en el sector La Luna de Cali, Valle del Cauca, Fredy Bermúdez Ortiz funcionario del CTI de Fiscalía, disparó indiscriminadamente contra los manifestantes pacíficos asesinando a Luis Eduardo López Solano y Juan Pablo Cabrera.

Álvaro Herrera Melo estudiante de música de la Universidad del Valle e integrante de la Orquesta Sinfónica Universitaria, el 28 de julio mientras participaba de un cacerolazo sinfónico en la estación La María en Cali, fue capturado ilegalmente y golpeado brutalmente por la Policía, estando detenido le propinaron tortura física y sicológica, además de ser obligado por la Policía a autoincriminarse como ‘vándalo’ y decir que “había sido golpeado por los manifestantes”. Debido a la presión social Álvaro fue liberado y exonerado de los cargos, en una entrevista dijo que: “uno de los policías decía  ‘deberíamos desaparecer a este’” [5].

Jair Adán Roldán Morales hacía parte de la Zona de Reserva Campesina del Valle de Cimitarra, fue raptado el 28 de mayo de la vereda el Tamar y posteriormente su cadáver fue encontrado en la vereda Santo Domingo de Cantagallo, Bolívar.  

El 28 mayo al menos 13 manifestantes en Cali, Valle del Cauca, fueron asesinados y 98 heridos por el accionar de las FFAA, entre ellos Sebastián Herrera integrante de la Primera Línea en el Poblado Campestre, Luis Fernando del Castillo lideraba procesos deportivos en Nuevo Latir, Sebastián Jacanamejoy artista, líder juvenil del Resguardo Indígena Inga y estudiante de la Universidad del Valle en el sector de Meléndez, Michael Andrés Aranda en Siloé, Carlos Alzáte en el Paso del Comercio y otro joven sin identificar fue encontrado incinerado con un disparo en la frente en un centro comercial del sector de La Glorieta de Siloé.

_______

[1] Boletín Informativo número 15. Defender la Libertad, 28-05-2021.

[2] Tras 28 días de paro, la violencia contra la prensa no cesa. FLIP, 26-05-2021.

[3] Adolfo Pérez Esquivel manifiesta su preocupación por lo que está viviendo el pueblo colombiano. Servicio de Paz y Justicia, 27-05-2021.

[4] Presidenta de la CIDH, dijo que el Estado es el garante de los derechos humanos de la ciudadanía. W Radio, 27-05-2021.

[5] Entrevista a Álvaro Herrera. La Oreja Roja, 29-05-2021.

One thought on “NO ES UNA GUERRA CIVIL, ES UN GENOCIDIO

  1. Si como pueblo no nos organizamos a luchar, la resistencia popular pacifica, seguira siendo una estadistica creciente e impunemente masacrada por el autoritarismo del narcoestado..¡debemos reaccionar Ya!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.