‘NO ES ABUSO, ES VIOLACIÓN’

‘NO ES ABUSO, ES VIOLACIÓN’

Damaris Izaguirre

En enero y febrero solo en Bogotá han reportado 585 víctimas de delitos sexuales, lo que representa un aumento del 8,9 por ciento respecto al 2021, el 54 por ciento de las víctimas son menores de edad, 36 por ciento de ellas son menores de 13 años y 18 por ciento tienen entre 14 y 17 años [1].

En las últimas 3 semanas las múltiples denuncias de acoso y abuso sexual en colegios y universidades dan cuenta de un drama cotidiano que viven en silencio centenares de niñas y niños.

‘Cada prom aportaba una víctima’

El Marymount es un colegio de la élite bogotana, pero su condición clasista no lo hace inmune al abuso sexual, a comienzos de este mes se conocieron denuncias contra el docente de Educación Física Mauricio Zambrano por acosar y abusar sexualmente a más de 20 estudiantes, una de las víctimas es una niña de tan solo 14 años; los comportamientos delincuenciales de Zambrano son sistemáticos ya que los ha ejercido allí durante más de 15 años, y aunque las denuncias eran conocidas por la Rectora esta no tomó ninguna medida para proteger a las estudiantes. Una de las víctimas de Zambrano en condición de egresada rompió el silencio y fue la primera en denunciarlo ante la Fiscalía:

“Me buscaba cuando estaba sola, yo tenía 17 y él 41, una tarde se me acerca y me dice: ‘Quiero hacer cosas contigo’, así, literalmente, una vez estamos en el parqueadero en el carro, se montó al carro conmigo con la excusa de que llovía, yo estaba en la jardinera y me abusó con su mano, yo no decía nada, solo lloraba en silencio; aunque varias personas de mi promoción fueron testigos de lo que pasó, lo justificamos y terminamos naturalizando el abuso, en los pasillos se rumoraban cosas como: cuál será la elegida del profe en esta prom (…); en una ocasión durante una salida pedagógica él se quedó en la habitación con una estudiante, se hizo la denuncia ante la Rectoría pero nadie hizo nada, él era el consentido de la Rectora” [2].

Cambian calificaciones altas por abuso sexual

Las estudiantes del Centro Formativo de Antioquia (Cefa), colegio histórico de Medellín, han venido denunciando situaciones de acoso sexual (tocamientos, chantaje, sobornos sexuales por calificaciones, entre otros), contra el Docente de Educación Física Carlos Mario Jaramillo.

Ante las graves denuncias Aura Medina Directora del Cefa se limitó a retirar a Jaramillo de tres grupos donde dictaba clase, pero le mantuvo el resto de su carga académica; esta reprobable actitud cómplice obligó a que las estudiantes el 8 de marzo hicieran un plantón para denunciar los abusos del profesor y la complicidad de los directivos, manifestación pacífica que fue agredida brutalmente por la Policía militarizada del Esmad.

Ante la complicidad solo vale la presión social

El lunes 14 publicaron denuncias de acoso y abuso sexual en el Colegio Distrital Venecia del barrio Nuevo Muzú de la localidad de Tunjuelito en Bogotá; las víctimas son tres niñas entre los 10 y los 13 años, una de las madres de familia dice: “cuando fuimos a recoger a las niñas estaban llorando, les preguntamos por qué, nos dijeron que un profesor suplente las había tocado en un salón”.

Una de las estudiantes agredida dice, “al ir en jardinera o sudadera siempre me decía que me baje más el escote, o me miraba las piernas y se relamía los labios, en recuperación me dijo que si le ofrecía algo bueno con mi cuerpo me pasaba en limpio, ese día me tocó llamar a mi papá y pedirle que me ayudara (él no estaba enterado de lo que me había dicho el profesor)” [3].

Tras las denuncias de los casos de abuso resultaron implicados 7 profesores; los estudiantes no recibieron apoyo del Rector sino que les dijo que “ellas son las culpables”, el 14 de marzo con apoyo de algunos padres de familia iniciaron un plantón pacífico y empapelaron las paredes del plantel con pancartas e imágenes donde quedan en evidencia los comentarios abusivos de los docentes; acto al que el Coordinador del plantel respondió amenazando con sanciones disciplinarias, por lo que él llamó “atentar contra el buen nombre del Colegio”.

Es lamentable que ante los casos de abuso los directivos guarden silencio cómplice y más grave aún, que como sociedad nos limitemos a ver las noticias sobre abuso y cuando mucho hacer comentarios durante el almuerzo; es doloroso, pero es la verdad, ‘la sociedad colombiana ha naturalizado el abuso sexual’, por lo que no basta con denunciar, hay que dejar de estigmatizar a las víctimas y luchar arduamente por erradicar la violencia de género. 

___

[1] En lo corrido del 2022 van 585 denuncias de abuso sexual en Bogotá. El Espectador, 3-03-2022.

[2] “No tengo miedo”: el conmovedor relato de Laura Giraldo, víctima de presunto caso de abuso sexual en colegio Marymount. Revista Semana, 3-02-2022.

[3] Denuncian presuntos abusos de profesores en el colegio Venecia Nuevo Muzú de Bogotá. La FM, 14-03-2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.