NI RACISMO, NI UTILITARISMO RACIAL

NI RACISMO, NI UTILITARISMO RACIAL

Damaris Izaguirre

Aunque el racismo fue abolido en nuestro país hace más de 170 años, condenado por la Constitución y penado por el Código Penal; todo indica que tristemente sigue vigente en un gran grupo de colombianos y que urge erradicarlo de la mente de la sociedad.

Desde luego es más que evidente que el racismo es desdeñable sin importar de donde provenga o que “justificación” se utilice para aludir a él; sin embargo, las recientes agresiones a Francia Márquez dejan al descubierto una sociedad doble moralista y lo que yo llamo de racismo selectivo, en otras palabras, que es  tolerante cuando la participación y representación afrodescendiente se reduce a la expresiones selectivas o culturales, esto es, los ‘negros’ son buenos si cantan, bailan, corren detrás de un balón, saltan en los juegos olímpicos o son figuras políticas de carácter “decorativo”; pero si una ‘negrita’ es luchadora, lideresa social, defensora del ambiente y llama las cosas por su nombre –¿acaso privatizar la salud y las pensiones no es neoliberalismo?-, entonces nos transformamos en neandertales y le caemos con todo a la ‘negrita’.     

El racismo es nefasto para las sociedades y no tiene justificación alguna en un Estado Social de Derecho, pero hay otro fenómeno que se hace presente en estas elecciones presidenciales que es igual o más repulsivo que el racismo, se trata de la ‘instrumentación racial’, que palabras más palabras menos es la utilización de la figura racial o étnica, como instrumento o mecanismo para falsear identidad con las clases populares, pero no deja de ser una fachada ya que en el fondo no hay un interés más allá de sumar popularidad y votos.

Los más de 700 mil votos alcanzados por Francia Márquez en la consulta del Pacto Histórico fue un campanazo de alerta para los expertos en marketing político, que consideraron que “instrumentalizar” una minoría étnica como es el caso de los ‘negros’, genera simpatía popular y crea la falacia de ser incluyente; visto así no es fortuito que por primera vez en unas elecciones presidenciales 5 de los 9 vicepresidentes sean negros, desde luego es bienvenida la participación de las minorías y sería lo ideal en una verdadera democracia.

Si se analiza con detenimiento los perfiles de algunos candidatos presidenciales la gran mayoría están instrumentalizando a los ‘negros’; Rodolfo Hernández se ha declarado en ocasiones como pronazi, Fajardo prefirió ver ballenas que ayudar a sus electores mucho de ellos ‘negros’, Luis Pérez cuestionado por sus políticas torcidas durante su Gobernación y su trato clasista y displicente; ¿será que estamos iniciando la pluriculturidad en la política o están instrumentalizando a los ‘negros’?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.