MÁS SALARIO, MENOS PODER ADQUISITIVO

MÁS SALARIO, MENOS PODER ADQUISITIVO

Por: Claudia Julieta Parra

En medio de la inflación más alta de las últimas dos décadas y la pronunciada devaluación de la divisa nacional, inician los acercamientos para fijar el incremento salarial del próximo año, que desde luego será alto en términos porcentuales pero no mejorará la capacidad de poder adquisitivo.

Nuestro país al no tener un mercado y una industria interna fuerte y sólida, y ser dependiente de otras economías se convierte en una economía volátil, donde los fenómenos macroeconómicos globales constantemente incrementan el Costo de Vida, y por ende los aumentos salariales son deficitarios y fomentan la insolvencia.

El principal problema del salario colombiano es que su incremento está determinado por la inflación y no por la productividad, en otras palabras, de nada sirve incrementar la producción ya que las utilidades son monopolizadas por los empresarios y no benefician a los empleados, a quienes el incremento salarial no les permite solventar el aumento anual del valor de los productos.

Otro gran problema es que aunque el salario es percibido en Pesos la inflación está determinada por el Dólar, en otras palabras, al ser Colombia una economía dependiente, la devaluación de la divisa nacional impacta considerablemente el Costo de Vida y decrementa el poder adquisitivo; por ejemplo, a comienzo de año el salario mínimo equivalía a 259,57 Dólares, pero en octubre su valor descendió en promedio a 204,10 Dólares, lo que solo este año ha depreciado el poder adquisitivo en 21,34 por ciento.

Teniendo en cuenta que la inflación está en 11,44 por ciento y que se proyecta que cierre el año por encima de 12,5 por ciento, el aumento del salario mínimo para el próximo año no puede ser inferior al 15 por ciento y debería estar cercano al 20 por ciento; desde luego los empresarios siempre argumentan que un incremento de ese nivel es inflacionario y desincentiva el empleo, sin embargo, dinamizar la economía implica incrementar la demanda y esto solo es posible si se mejora el poder adquisitivo per cápita.

Un incremento salarial que permita sobrevenir la ola inflacionaria que encarece el Costo de Vida, en el corto plazo disminuye las utilidades de los empresarios pero dinamiza el flujo de capital líquido, lo que en el mediano plazo permite reactivar la economía ya que aumenta la demanda, y esto dinamiza la economía nacional evitando su desaceleración y posterior recesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.