LAS OBRERAS GESTAN LAS LUCHAS CONTRA EL PATRIARCADO

LAS OBRERAS GESTAN LAS LUCHAS CONTRA EL PATRIARCADO

Carmen Tarazona y Hernando Martínez

Desde 1911 se conmemora el 8 de marzo, 110 años después millones de mujeres subyugadas en todo el mundo concurren en luchas por la plena liberación, para derribar los muros del capital y las ataduras patriarcales.

Como revolucionarios las mujeres y hombres insurgentes inscribimos nuestras luchas en el torrente de luchas por ampliar y defender los derechos de las mujeres, vulnerados por el sistema capitalista, especialmente por el voraz modelo neoliberal; a la vez acompañamos a las mujeres y hombres que en Colombia y en el mundo rompen las cadenas del capitalismo y derriban muros patriarcales.

Como insurgentes aspiramos a que en las organizaciones populares, movimientos políticos y en las organizaciones insurgentes, apuntalemos políticas y acciones que garanticen la vida, seguridad e igualdad de las mujeres en los territorios comunitarios; igualmente como insurgentes invitamos a todas las mujeres a continuar luchando por la paz con justicia social para nuestro país.

Patriarcado y capitalismo

El sistema capitalista surgió con la acumulación de riqueza lograda a través de Guerras, el despojo, la explotación y múltiples mecanismos de segregación; que desembocan en la degradación del ser humano y de la Madre Tierra; con el agravante de refinar la cultura patriarcal.

Las repúblicas liberales desarrolladas en Europa y Norteamérica no liberaron a las mujeres del trabajo no remunerado, sino que además mercantilizó sus cuerpos.

En el siglo XIX Europa y Norteamérica invadieron Asia y Oceanía colonizando y despojando a nombre de la cultura occidental, con lo que recrudecieron allí el racismo, la xenofobia y el patriarcado. Por fortuna la cultura occidental no ha podido vencer la resistencia de las culturas ancestrales, en las cuales las mujeres son vanguardia y garantía de continuidad de la vida de los pueblos.

Las luchas de las obreras y socialistas del siglo XX

Desde mediados del siglo XIX las obreras y demás trabajadoras realizaron huelgas y paros por trabajo, iguales salarios y derechos políticos; crearon sindicatos y diversas organizaciones de mujeres, en Colombia Betsabé Espinosa fue pionera de estas luchas.

En 1911 en el Congreso de Mujeres Socialistas en Copenhague, la Liga Internacional de Mujeres a petición de la líder socialista Clara Zetkin determinó celebrar todos los años el Día Internacional de la Mujer Trabajadora el 8 de marzo, en memoria de las obreras masacradas este día.

La revolución rusa de 1917 estatuyó el voto para las mujeres, su promoción a cargos en el Gobierno, la creación de guarderías, jardines infantiles y restaurantes para liberarlas de las labores del cuidado y la carga del hogar, derechos que reclamaron las mujeres en todo el mundo.

Reformas sin fin del patriarcado

La lucha revolucionaria de inicios del siglo XX sembró esperanza de una sociedad socialista, igualitaria que trajera dignidad y libertad espiritual para mujeres y hombres, pero el egoísmo y el autoritarismo patriarcal se resistió a ser desplazado totalmente.

Las luchas feministas de la segunda mitad del siglo XX por reformas dentro del capitalismo lograron leyes para la inclusión al trabajo, al estudio, aminorar la brecha salarial, acceder a derechos de maternidad y limitar las violencias contra la mujer.

La caída del socialismo en los países de Europa Oriental y en la Unión Soviética en 1991 conllevó una profunda crisis de la utopía socialista, de construir sociedades sin explotaciones, opresiones ni discriminaciones.

Las nuevas opresiones y luchas por la revolución

Al entrar las utopías en crisis y en proceso de refundación, la reacción capitalista renovó su discurso racista, xenófobo y patriarcal, aprovechó para invadir territorios vedados para el capital, como los cuerpos, los bienes comunes y las mentes.

Los partidos de extrema derecha y los fundamentalismos religiosos asumieron una ofensiva reaccionaria contra todo movimiento anticapitalista y toda lucha de liberación femenina, acusándolos de atentar contra la vida y la familia.

La revolución y las luchas femeninas

El capital supera sus crisis cíclicas invadiendo nuevas esferas de la vida, destruyendo la naturaleza, con una ofensiva autoritaria, misógina, xenófoba y racista; su democracia es una falacia, llama autoritarismo al supuesto hecho que algunos Estados no mantengan separación de poderes, mientras llaman luchadores por la libertad a los Estados que realizan genocidio contra su pueblo, como el de Colombia. Ahora los pueblos y sus organizaciones políticas vamos teniendo claridad de que las luchas contra el capitalismo son a la vez luchas contra el patriarcado, por la liberación de las mujeres y por la paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.