LAS FFAA AL SERVICIO DEL PROCESO DE CAMBIOS

LAS FFAA AL SERVICIO DEL PROCESO DE CAMBIOS

[Mensaje #34 a las FFAA]

El Ejército que le dio la Independencia a Colombia, celebra su Día cada 7 de agosto en memoria de la Batalla de Boyacá, ahora en un Gobierno comprometido con los cambios, las armas de la República deben asumir su función histórica de luchadoras independentistas y patriotas.

Señoras y señores de las Fuerzas Armadas (FFAA):

Colombia vive hoy una realidad política y social que la sacude ante las posibilidades de que se produzcan cambios de trascendencia, encabezados por un Presidente y una Vicepresidenta que no pertenecen a las clases pudientes, que han gobernado a Colombia desde que se constituyó en República hace más de 200 años, esta realidad surgida de las luchas populares y revolucionarias produce expectativas, alegría y esperanzas a las  mayorías, y dolor y miedo a las élites derrotadas en la reciente contienda electoral.

El nuevo Gobierno enfrenta grandes retos que quienes lo eligieron le dejaron como obligación política, para que con el respaldo popular supere los desafíos y produzca dichos cambios; los años venideros constatarán si llena o no tales expectativas.

¿Hay preocupación, dudas, temores y desconfianza de algunos miembros de las FFAA ante esta nueva situación?, no deberían existir porque para lograr cambios ustedes son una fuerza indispensable, así haya graves problemáticas internas en la institución, entre otras:

*          Las FFAA colombianas no han representado ni defendido a las mayorías de la Nación, por el contrario las miran como parte de un Enemigo Interno al que deben combatir hasta su exterminación física; la oficialidad más cualificada de estas FFAA es adoctrinada y entrenada por oficiales del Pentágono de los Estados Unidos (EEUU), para combatir dicho Enemigo Interno.

*          Las clases dominantes han convertido a las FFAA en una institución al servicio de sus intereses y de los del imperialismo norteamericano, separándola del rol patriótico y de la defensa del pueblo y la nación, como es su deber constitucional.

*          Los graves vicios de la clase gobernante donde la ilegalidad y la corrupción son un cáncer que la carcome moral y políticamente, también corroen a las FFAA, un estudio reciente revela que de los 56 Generales activos del Ejército, 39 (70 por ciento) está siendo investigados por violaciones de Derechos Humanos (DDHH) y delitos de corrupción.

*          El fracaso de la Guerra contra las drogas decretada por la plutocracia de EEUU ha degradado a las FFAA, como resultado de la colusión permanente con los clanes mafiosos y carteles narcotraficantes usados como herramientas de dicha Guerra.

*          Los asesores militares de EEUU y los mandatarios colombianos en su afán de mostrar resultados en la Guerra antisubversiva, ordenaron a las FFAA el asesinato de personas inocentes para hacerlas pasar por “guerrilleros dados de baja en combate”, con lo que hacen responsables a las FFAA de estos Crímenes de Lesa Humanidad y Crímenes de Guerra, conocidos por la opinión como Falsos Positivos; mientras los determinadores de esta política institucional se cubren con un manto de impunidad.

Señoras y señores aún en medio de esta crítica realidad, el pueblo y la Nación esperan que las FFAA lleguen a ser una institución al servicio del proceso de cambios que inicia en el país, esto exige un liderazgo de oficiales y suboficiales de altas calidades humanistas, patrióticas y respetuosas de la Constitución, así como de las directrices que tracen sus superiores con esta misma visión.

Las FFAA no pueden volver a ser temidas por las grandes mayorías y eso solo lo lograrán erradicando de su seno la actual Doctrina de Seguridad Nacional, que apunta contra el Enemigo Interno.

Respetuosamente,

Nicolás Rodríguez Bautista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.