LA INFLACIÓN: LA BOMBA QUE COLAPSA LOS MERCADOS

LA INFLACIÓN: LA BOMBA QUE COLAPSA LOS MERCADOS

Chavela Villamil

La pandemia del Covid-19 ocasionó una recesión económica global, obligando a unos Bancos Centrales a aumentar la emisión de divisas y a otros países a incrementar su Deuda Externa (DE), lo que tiene repercusión directa en el costo de vida y amenaza con colapsar las economías.

La pandemia del Covid-19 exacerbó la desaceleración económica que venía gestándose décadas atrás y desencadenó una recesión económica global, ocasionando un aumento sostenido en el valor de los productos –inflación–, con mayor repercusión en los países con altos niveles de importación, dependientes de economías foráneas y con DE onerosas.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) la disminución abrupta de oferta de productos durante el último trimestre ha incrementado considerablemente el Índice de Precios al Consumidor (IPC), al cierre del año la inflación global llegará a 3,6 por ciento, 1,2 puntos porcentuales por encima del estimado que era 2,4 por ciento; en las economías en desarrollo la inflación cerrará en promedio en 5,4 por ciento, 0,7 puntos porcentuales por encima del estimado que era 4,7 por ciento [1].

Crisis Inflacionaria en EEUU

Dentro de las medidas de mitigación y control del Covid-19 Estados Unidos (EEUU) optó por inundar el mercado con capital líquido incrementando la impresión de billetes en un 34,6 por ciento [2], tal masa monetaria puesta en circulación no dinamizó la economía de EEUU, no mitigó el desempleo ni aumentó la producción nacional e inundó el mercado de productos externos principalmente chinos, todo esto incrementó de manera sostenida el precio de los productos ocasionando el aumento del costo de vida.

En un contexto de sólida demanda las empresas han aumentado constantemente los precios de los bienes y servicios de consumo, al mismo tiempo que los ‘cuellos de botella’ de la cadena de suministro y la escasez de trabajadores calificados aumentaron los costos, esto llevó a que en octubre el IPC llegara a 6,2 por ciento, la inflación más alta desde 1990.

Inflación desbordada en Colombia 

La inflación norteamericana y la actual caída de oferta global han disparado la inflación en nuestro país, en octubre el IPC llegó a 4,58 por ciento, lo que representa un incremento del 61,8 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior que fue 1,75 por ciento [3]; este aumento desmesurado se debe principalmente al incremento del costo de los alimentos, lo que impacta directamente el costo de vida, además, obligó al Banco Central a incrementar la tasa de interés en 0,75 puntos porcentuales, hecho que incrementa directamente los créditos de consumo, estos dos impactos económicos generan una alta reducción de la demanda que desacelera la reactivación económica.

La dependencia que tiene Colombia de EEUU y el gran volumen de importación de materias primas, productos básicos y suntuarios traslada los efectos inflacionarios de EEUU a nuestra economía, esto no solo impacta el valor de los productos sino que además deprecia el Peso; Colombia al no tener una industria nacional fuerte, un mercado interno sólido y ser dependiente de otras economías se convierte en una economía volátil que se afecta enormemente por las fluctuaciones del mercado global.

Necesitamos una economía solida

Todo impacto macroeconómico afecta las economías nacionales, sin embargo, estos impactos se minimizan cuando se ha fortalecido la industria local y la producción nacional es sólida; Colombia si quiere alcanzar una economía sólida debe disminuir considerablemente su dependencia de la economía exógena, tanto en capital liquido e infraestructural como en importación de productos y materias primas, para ello debe hacer cambios estructurales en su modelo económico, entre estos el desmonte gradual de los Tratados de Libre Comercio (TLC) y las exenciones tributarias a las grandes empresas, el fortalecimiento de la producción nacional y el aumento del poder adquisitivo per cápita.

La dinamización de la economía requiere un modelo económico que tenga como base el aumento del poder adquisitivo per cápita, el desarrollo integral y el fortalecimiento del sistema productivo nacional, además es necesario romper la lógica antifinanciera de una DE onerosa e impagable que asfixia el PIB y devalúa la divisa nacional, acompañado de la redistribución del gasto y la tributación, y la disminución del gasto corriente (burocracia, guerra, pago de la DE).

____

[1] Inflación mundial llegaría a un máximo histórico a fines de 2021. Valora Analitik, 9-11-2021.

[2] La inflación Norteamérica devalúa las divisas de América Latina. Bloomberg, 19-10-2021.

[3] Inflación en Colombia durante octubre de 2021 llegó a 4,58%. Valora Analitik, 9-11-2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.