LA FIEBRE QUE MATA

LA FIEBRE QUE MATA

Omaira Sáchica

Durante siglos el sistema capitalista ha sometido al planeta a una degradación sin límites, los dividendos de esta sobreexplotación solo benefician a unos pocos mega empresarios, mientras las consecuencias de esta devastación la sufren el planeta y toda la humanidad.

Los cambios significativos, duraderos y escalables en los niveles de la temperatura global, las precipitaciones y los patrones de viento, a causa del aumento de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) [1] acumulados en la atmósfera, es lo que la comunidad científica ha definido como Calentamiento Global (CG).

Los GEI están presentes en la atmósfera y no son en realidad un problema dado que son imprescindibles para mantener la temperatura del planeta; sin embargo, la sobre industrialización y el consumo voraz de los recursos naturales no renovables, ha incrementado los GEI naturales y otros gases nocivos como el clorofluorocabono (CFC), el hidroflurocarbono (HFC), y el hexafluoruro de azufre (SF6); saturación que ha ocasionado un desbalance en la química ambiental y exacerbado el CG.

Aunque el CG es intrínseco de los procesos medioambientales, la degradación del planeta sufrida durante siglos de depredación ambiental, las emisiones masivas de gases nocivos especialmente por la quema de combustibles fósiles y los cambios en el uso del suelo, tales como la deforestación, han incrementado y acelerado este fenómeno a tal punto que el CG tiene en riesgo la continuidad de la existencia humana.

Continúa el aumento desmedido del CG

El Acuerdo de París es el primer Acuerdo Universal jurídicamente vinculante sobre el cambio climático, fue adoptado en la Conferencia sobre el Clima de París en diciembre de 2015, para evitar un cambio climático peligroso plantea que es obligatorio frenar el aumento de la temperatura del planeta, que debe estar por debajo de 1,5 grados centígrados (°C) anual, de lo contrario el colapso medioambiental sería inevitable.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (Ipcc, por sus siglas en inglés) es el designado por el Acuerdo de París para estudiar este fenómeno y recomendar medidas, recientemente circuló el Informe que el Ipcc presentará en 2022, que contiene unas conclusiones catastróficas sobre el planeta y las especies que lo habitamos [2].

Según el Informe este año el aumento promedio de la temperatura con respecto a la era preindustrial es de 1,2°C, al ritmo actual de emisiones de GEI existe una probabilidad del 40 por ciento que en el 2025 superemos el umbral de un aumento anual de 1,5°C.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM) este incremento sostenido en la temperatura atmosférica significa más deshielo, un mayor nivel del mar, más olas de calor, incremento de la aparición y fuerza destructiva de los tornados, además de aumentar los fenómenos meteorológicos extremos con mayores repercusiones en la seguridad alimentaria [3].

Sin cambiar el modelo no es posible salvar el planeta

El sistema capitalista para justificar la expoliación de los bienes naturales y continuar con su saqueo, ha tratado de vendernos el eufemismo del Desarrollo Sostenible, de esta forma continúan el modelo de acumulación de riquezas que durante años ha mostrado el desprecio por la vida y el medio ambiente; sin embargo, es obvio que es imposible detener la debacle medioambiental mientras no transformemos el modelo extractivista y el uso excesivo de la energía fósil.

Están ampliamente documentados los daños que las energías fósiles ocasionan en el ambiente y la incidencia en el cambio climático, por consiguiente los Gobiernos deben acabar paulatinamente con la utilización de la energía fósil, e iniciar sin demora el desarrollo de energías alternativas benévolas con el planeta.

Esta transición energética no la van a iniciar los Gobiernos que legislan a favor de las multinacionales que se engordan con el extractivismo; por lo tanto, la deconstrucción del modelo ambiental es tarea de la lucha de toda la sociedad, y el mayor legado que podemos darle a las futuras generaciones, es un modelo equitativo, sustentable y proteccionista de la Madre Tierra.

____

[1] Principales GEI: vapor de agua (H2O), dióxido de carbono (CO2), dióxido de nitrógeno (N2O), metano (CH4) y ozono (O3).

[2] ¡El momento de luchar es ahora! Viento Sur, 24-06-2021.

[3] Cambio climático y medioambiente. Noticias ONU, 26-06-2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.