LA DEUDA SOCIAL, PAGARLA PRIMERO

LA DEUDA SOCIAL, PAGARLA PRIMERO

Chavela Villamil

Petro recibe un país con una gran Deuda Social y con una acentuada crisis económica, el déficit fiscal sobrepasa los 80 billones y asfixia el Producto Interno Bruto (PIB), entre otros, por esto el mayor reto del nuevo Gobierno es tanto ampliar la tributación como pagar la Deuda Social.

No se puede negar que el contexto global ha suscitado una crisis económica mundial que durante décadas ha venido desacelerando las economías, y que hace casi inminente que entremos a un periodo de estanflación, con mayor repercusión para los países dependientes de la economía exógena.

En Colombia la crisis económica mundial se exacerba por las políticas deficitarias implantadas por Duque, cuyo principal impacto es la regresividad en términos de desarrollo social y disminución del Déficit del Gasto Social, y el incremento del déficit fiscal y de la Deuda Externa.

Saldos en rojo

Tras cinco semanas de arduas jornadas para realizar el empalme entre el Gobierno saliente de Duque y el entrante de Petro y Francia Márquez, la Comisión de Empalme dio a conocer el respectivo Informe, donde sobresale el déficit del erario y el compromiso de las vigencias futuras.

Donde ‘están puestos los reflectores’ por su importancia y transversalidad al plan de Gobierno es el sector Hacienda y Crédito Público, la principal alerta está en la urgencia de revisar y derogar las exenciones y beneficios tributarios otorgados a las mega empresas en las dos últimas Reformas Tributarias.

El Coordinador del Empalme afirma que, “la realidad fiscal del país es una gran preocupación, el nivel de endeudamiento y de déficit fiscal que encontramos para el próximo cuatrienio es crítico, por tanto, la Reforma Tributaria que cursará en el Congreso se convierte en imprescindible” [1].

El déficit fiscal asciende a 83 billones de Pesos que equivale al 8,8 por ciento del PIB, uno de los más altos en la historia económica de Colombia, a esto se aúna la inflación más alta en las últimas 2 décadas que llegó en julio a 10,24 por ciento; por si fuera poco, el Gobierno de Duque adquirió nuevos empréstitos de libre inversión que sobrepasan los 11.000 millones de Dólares, lo cual disminuye considerablemente el marco de endeudamiento llevándolo al 68,8 por ciento, cuando el máximo posible es de 72,2 por ciento.

Un círculo vicioso que asfixia el PIB

De acuerdo con el Balance del primer trimestre del año del Banco de la República la Deuda Externa (DE) alcanzó los 175.106 millones de Dólares, esto equivale al 49,4 por ciento del PIB, un incremento de 13,4 por  ciento con respecto al mismo periodo de 2019; esto aunado al incremento de Tasas de Interés de la FED de Estados Unidos que este año llega a 2,5 por ciento, y la devaluación del Peso incrementa ostensiblemente el monto de este pasivo, dejando al nuevo Gobierno solo 2 posibilidades: renegociar la DE o disminuir el presupuesto destinado a Gasto Social.

La DE no solo es impagable sino que es la principal responsable del aumento constante del déficit fiscal, por tanto, es urgente romper la lógica antifinanciera de una DE a la que solo se logra amortizar los intereses pero la deuda de capital sigue intacta; esto nos obliga a renegociar el pago de la DE y de esta manera aliviar la carga sobre el PIB, y además es impostergable congelar el monto destinado a este pasivo en el Presupuesto General.

Es inaplazable un nuevo modelo económico

Necesitamos una política financiera que recorte los gastos suntuarios, el gasto burocrático y el Gasto Corriente (burocracia, Guerra, pago de DE), y que modifique la tributación en aras de que esta sea redistributiva, es decir, que las empresas y las personas naturales con grandes capitales aporten acorde a sus utilidades netas, de igual forma, estos recursos se deben destinar a incrementar el Gasto Social para subsidiar la población excluida y empobrecida.

Cualquier política económica es inocua si no se rompe la lógica antifinanciera de reducir presupuesto a la inversión social para subsanar medianamente la DE, este pasivo debe ser congelado y renegociado con la Banca Multilateral de lo contrario asfixiará el PIB y nos obligará a la venta de bienes públicos; además se requiere un cambio urgente en el modelo económico, que se centre en fortalecer y desarrollar la producción nacional y aumentar el poder adquisitivo per cápita.

____

[1] Economía colombiana en rojo según el Empalme. Forbes, 02-08-2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.