IVÁN HOOD CON AVAL

IVÁN HOOD CON AVAL

Damaris Izaguirre

El mandato de Duque ha sido el Gobierno del nepotismo y de los súper ricos, los cargos para sus amigos y en todo negocio estatal siempre favorece a los banqueros, que en medio de la pandemia reportaron ganancias por encima de los 20 billones de Pesos.

Desde que privatizaron la Seguridad Social en Colombia en 1993, le dieron vía libre a las Aseguradoras de Fondos de Pensiones (AFP) para que invirtieran a riesgo la platica de millones de colombianos; es un negocio redondo porque se lucran al monetizar plata ajena y si la inversión falla los empresarios no pierden porque quien paga es el Gobierno con el dinero del erario; en últimas sí hay un perdedor, somos todos los colombianos que como siempre pagamos la plata que otros se roban.

Esta semana Iván Duque anunció que las AFP invertirían 4,5 billones de Pesos en obras de infraestructura, lo que calificó de “histórico”, enseguida explotaron las críticas en redes sociales y de parte de analistas y expertos en el Sistema de Pensiones, porque tal anuncio lo hace en medio del debate público sobre cómo debería ser la próxima Reforma al Sistema de Pensiones, en el que las voces de muchos plantean la necesidad de retornar los Fondos de Pensiones a la gestión estatal.

Duque maneja un doble discurso, cuando un opositor plantea democratizar los Fondos de Pensiones y que retornen al orbe estatal para financiar el gasto social, lo llama “expropiar los recursos del ahorro de las personas en los Fondos de Pensión”, pero entregarle 4,5 billones de Pesos del Fondo Pensional a las carreteras y peajes de Sarmiento Angulo -dueño de la AFP Porvenir-, lo llama “un hecho histórico”, ¿cómo así que las AFP sí pueden invertir el dinero de las pensiones pero el Estado no puede usarlo?, entonces, ¿si la inversión de las pensiones la hace una gran empresa privada es negocio, pero si lo hace el Estado es expropiación?

Las AFP llevan años invirtiendo en infraestructura y cuanto negocio se les ocurra bajo la falacia de “aumentar la rentabilidad”, pero no aclaran que la ganancia es para la empresa no para el afiliado, que recibe lo mismo inviertan o no su plata; en suma, necesitamos un Gobierno que valore la Seguridad Social como un Derecho Fundamental y que se dedique a trabajar en aumento de cobertura y rentabilidad para la población, en otras palabras, un Gobierno que piense en la gente y no solamente en los negocios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.