GENOCIDIO AL PUEBLO GAITANISTA

GENOCIDIO AL PUEBLO GAITANISTA

Gloria Gaitán

Presentamos apartes de la intervención de Gloria Gaitán el 26 de marzo ante el Tercer Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), dedicado a documentar y juzgar el Genocidio y la impunidad en Colombia.

Agradezco el permitirme intervenir en el día de hoy, sobre el caso del genocidio al Gaitanismo, ideología fundamentada en la búsqueda del protagonismo cooperativo y la participación ciudadana, a las cuales Gaitán llamaba “acciones colectivas” para la conducción de los destinos de Colombia mediante la instauración de una Democracia Directa, en sustitución del sistema delegatario que hoy nos rige.

El sistema político delegatario de concepción burguesa y patriarcal llamado Democracia Representativa viene siendo el sostén del poder omnímodo de unas pocas familias colombianas, que perpetuando su predominio a través de un Genocidio Continuado -al que le han dado distintas apariencias y modalidades- les sirve para mantener su predominio hasta el día de hoy.

Ésta intervención mía como todas mis actuaciones tiene como propósito pregonar que para lograr la paz, la justicia y la equidad, es necesario modificar nuestra “percepción de realidad”, hoy marcada por una cultura delegataria y personalista forjada como secuela del sistema imperante.

Gaitán en aquel momento recorrió el país alertando al pueblo sobre este hecho diciendo: “Pueblo de todos los partidos: ¡Os están engañando las oligarquías! Ellas crean deliberadamente el odio y el rencor a través de sus agentes, asesinando y persiguiendo a los humildes, mientras la sangre del pueblo les facilita la repartición de los beneficios económicos y políticos que genera tan monstruosa política” [1]; de ahí que nos ratifiquemos en la afirmación que el Genocidio al pueblo gaitanista es una agresión contra los colombianos de todos los partidos, es una agresión al “País Nacional” en su conjunto.

Este genocidio que tuvo como ejecutores materiales al Ejército, la Policía y a Paramilitares que el pueblo apodó “chulavitas” o “pájaros”, fue planeado y organizado por el Gobierno de Unión Nacional de Ospina Pérez para liquidar al Movimiento Gaitanista, a fin de impedir la alternancia en el poder, ya que el Movimiento Gaitanista y la corriente gaitanista avanzaban inexorablemente hacia el triunfo electoral, abriéndole las puertas del poder a todos los colombianos integrantes del “País Nacional” [2].

Antes del Genocidio se utilizaba en Colombia el asesinato de uno u otro dirigente, luego surgió el Genocidio cuando el pueblo contó con una organización lo suficientemente amplia como para poner en grave peligro la permanencia de los sempiternos dominadores absolutos del poder.

La fecha que marca el quiebre entre la aplicación de los métodos calificados democráticos de la llamada “República” y el surgimiento del Genocidio como herramienta para no permitir la alternancia en el poder es el 23 de septiembre de 1945, cuando Gaitán en multitudinaria Convención Popular en la Plaza de Toros de Santamaría de Bogotá, fue proclamado candidato del pueblo sin distingo de partidos invocando la unidad popular. En el informe que le presentamos a la Comisión de la Verdad el 9 de abril de 2019 titulado Esbozos sobre la causa y origen del conflicto colombiano, hay una descripción detallada de los hechos con pruebas al canto que validan todas nuestras afirmaciones.

Anota el profesor Feierstein: “La peculiaridad del Genocidio radica en que se propone la destrucción de un grupo, no solo de los individuos que lo conforman; su objetivo último radica en la destrucción de la identidad del grupo, logrando imponer la identidad del opresor” [3].

La eliminación de la identidad del pueblo como objetivo del Genocidio es lo que explica que éste se prolongue más allá de la liquidación de las víctimas asesinadas, y se extienda con el Memoricidio a quienes conservan por razones muchas veces de memoria familiar transmitida a través de generaciones, tal como se ve en las actuales juventudes gaitanistas; es contra ellos contra quienes se dirigen los actos de Memoricidio, pero el objetivo es el pueblo como un todo para impedir que vuelva a poner en peligro el poder omnímodo de la clase excluyente y dominante.

Por las razones antes expuestas, me permito solicitarle al jurado: 

1º. Que en su fallo reconozca como Genocidio de Estado los crímenes cometidos en la primera mitad del siglo XX contra el pueblo gaitanista, cuyos gestores fueron las autoridades de la Nación, de los departamentos y municipios, teniendo como autores materiales al Ejército, la Policía y los Paramilitares contratados por el Gobierno, pero cuyo objetivo era permanecer en el poder.

2º. Que declaren que el Memoricidio es un delito que prolonga los objetivos del Genocidio por ser inherente a éste, proponiéndose completar la tarea de imposición de la identidad del opresor.

3º. Que constatándose que en la actualidad y desde el año 2002 en forma abierta y pública se adelanta el Memoricidio contra el patrimonio inmaterial y material del Gaitanismo, a fin de hacer desaparecer la identidad autónoma del pueblo colombiano, ruego a los jueces de esta sesión del TPP que en su fallo, aun cuando no se trata de una sentencia vinculante pidan a los gestores del actual Memoricidio parar definitivamente estos propósitos y acciones delictivas con propósitos memoricidas, lo que servirá para despertar la consciencia ciudadana, en especial la de los defensores del patrimonio histórico colombiano y de los defensores de los Derechos Humanos, para que se comprenda que un Genocidio y un Memoricidio contra la identidad de un pueblo es asunto que nos compete a todos, por atentar contra la identidad de todo un pueblo; es decir, que este Memoricidio no se entienda como un problema personal de la familia Gaitán sino como un asunto que nos compete a todos porque a todos nos afecta.

4º. Que en consecuencia de lo antes solicitado se le pida al Estado colombiano que el sitio de memoria que engloba la Casa-Museo Gaitán y el Exploratorio Nacional formando un conjunto orgánico, quede legalmente en manos de quienes abiertamente militan, profesan y comparten la filosofía participativa de Jorge Eliécer Gaitán, para que su legado no sea sepultado por el Memoricidio de Estado que hasta ahora se ha puesto en ejecución.

_____

[1] Periódico Jornada, 13-04-1947.

[2] Gaitán denominaba a la oligarquía y a sus aúlicos “País Político” y al pueblo en general “País Nacional”.

[3] Daniel Feierstein. El concepto de genocidio y la “destrucción parcial de los grupos nacionales”. Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.