FABIOLA LALINDE LA CIRIRÍ CONTRA EL TERROR DE ESTADO

FABIOLA LALINDE LA CIRIRÍ CONTRA EL TERROR DE ESTADO

Sergio Eugenio Marín Peñaranda

El Presidente Belisario Betancur (1982-1986) en agosto de 1984 firmó un Acuerdo de Diálogo y Tregua Bilateral con el EPL y el M19; en la tregua el régimen atacó y asesinó a los guerrilleros, entre ellos a Luis Fernando Lalinde, su madre Doña Fabiola por 30 años luchó hasta esclarecer este crimen.

El 3 de octubre de 1984, tres meses antes de graduarse como sociólogo Luis Fernando fue detenido en la vereda Verdún de Jardín, Antioquia, por la Patrulla N° 22 del Batallón Ayacucho adscrito a la Octava Brigada; el 15 de septiembre el Ejército había lanzado una operación de aniquilamiento sobre los campamentos guerrilleros en tregua, en la reacción de los guerrilleros murió un militar sin insignias en el uniforme, al que le encontraron identificación como Capitán del Ejército y las órdenes escritas de ataque firmadas por la Octava Brigada.

Los guerrilleros del EPL tras el ataque evacúan los heridos y llevan las evidencias de esta acción de perfidia, misión en la que fue capturado y desaparecido Luis Fernando, quien a los 26 años acababa de ser nombrado como Comisario Político del Frente Carlos Alberto Morales.

Todos los habitantes de la vereda habían presenciado que a Luis Fernando ‘le colocaron una soga al cuello, la soga la pasaron por una viga y lo colgaron y cuando se estaba ahogando lo soltaban y le tiraban agua’ [1], luego fue sacado del lugar en un camión del Ejército a las 6:00 pm, el 20 de octubre se trasladó a esta vereda la Comisión de Paz y Verificación integrada por voceros del EPL y del Gobierno, quienes constataron los testimonios de la comunidad de Verdún.

‘Todo gavilán tiene su Cirirí’

La Procuraduría Delegada para las Fuerzas Militares declaró que un Informe militar reportaba, en el mismo día y lugar en que vieron por última vez a Luis Fernando, la captura de ‘Orlando Vera Mulos (‘Aldemar’) y un NN ‘Jacinto’, dado de baja por intento de fuga’ [2].

Doña Fabiola Lalinde la madre de Luis Fernando exigió un certificado de defunción del NN y presenciar la exhumación de ese cadáver que intuía era su hijo, pero se la negaron; el Presidente del Comité de Derechos Humanos de Antioquia Héctor Abad Gómez le informó que al cadáver le faltaban las huellas dactilares y que así no se podía reconocer, al tiempo que elevó una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La CIDH el 16 de septiembre de 1988 emitió la Resolución Nº 24/87, sobre el Caso 9620, donde declara que el: ‘Gobierno de Colombia ha violado el derecho a la libertad personal’, ordena una ‘exhaustiva investigación’ e ‘identificar a los responsables y someterlos a la justicia’ y exige adoptar ‘medidas necesarias para impedir que hechos de tal gravedad puedan volver a ocurrir’ [3].

El 23 de octubre de 1988 el Gobierno de Barco (1986-1990) lanzó el “Plan Centella” con que allanó la casa de la familia Lalinde, les implantaron varios kilos de cocaína y apresaron a Doña Fabiola por “narcoguerrillera”, buscando invalidar la Resolución de la CIDH, ya que esta no atiende casos por narcotráfico; en la cárcel del Buen Pastor ella planeó la estrategia de jaque mate al Estado, la cual llamó, ‘Operación Cirirí’ (con C, no con S, insiste); al poco tiempo un Juez negó los cargos y le otorgó la libertad.

‘La historia no olvida ni perdona’

El 14 de abril de 1992 un Juzgado de Instrucción Militar cita en lo alto de una montaña al Fiscal del Proceso, al Cuerpo Técnico de la Policía y a Fabiola para realizar la exhumación de los restos del NN ‘Jacinto’, pero fue cancelada; el Juez entonces citó a un conductor que había estado en la exhumación del cadáver de NN en noviembre de 1984, quien identificó el lugar, donde encontraron algunos huesos del NN ‘Jacinto’ y prendas de Luis Fernando; el 19 de mayo encontraron en la raíz de un árbol el cráneo y otros restos óseos; el 14 de octubre realizaron la identificación del ADN, que fue saboteada por los militares para que el resultado saliera negativo.

La Doctora Mary Ciare King de la Universidad de California en Berkeley realizó los estudios de ADN sin ningún costo, los resultados estuvieron de vuelta en Colombia el 3 de mayo de 1996, demorarían otros seis meses para llegar a la Octava Brigada y leer el dictamen que decía: ‘los restos correspondían a un miembro de la familia Lalinde Lalinde, indiscutiblemente (99 por ciento)’ [4]; el 18 de noviembre la Octava Brigada entregó los restos de Luis Fernando a su madre.

El 27 de septiembre de 2013 el Consejo de Estado declaró responsable al Ejército por la tortura, desaparición y muerte de Luis Fernando y obligó al Estado a pagar los perjuicios causados; la sanción incluía indemnización, atención en salud, elaboración de un documental para reivindicar el buen nombre de su hijo y la construcción de un monumento conmemorativo en el lugar donde fueron hallados los restos; Doña Fabiola sugirió ‘que se hiciera algo que valiera la pena para los niños y para la gente de ahí’ [5]; por esto construyeron dos aulas para la comunidad de Verdún, una para actividades comunitarias y otra para una biblioteca de memoria, inauguradas el 12 de enero de 2017 en presencia de la madre que doblegó al Estado.

Fabiola Lalinde falleció el pasado 12 de marzo a sus 90 años, dejando en Colombia un legado, ‘insistente, persistente e incómodo’ el cual quedará como estandarte en la lucha contra el terrorismo de Estado, del que ella dijo, ‘las conquistas de la humanidad son lentas y difíciles, entonces por lo menos ahí queda; la historia no olvida ni perdona’ [6].

Prácticas Genocidas actuales

Guillermo Manuel Pepinosa Muñoz de 28 años, era excombatiente articulado a la Nueva Área de Reincorporación (NAR) de Tallambí donde estudiaba y lideraba proyectos productivos; el 11 de marzo fue asesinado en el Resguardo Mayasquer en inmediaciones de los corregimientos San Juan y El Dorado en el Cumbal, Nariño.

Jhon Kennedy Vargas Aros de 37 años, excombatiente en proceso de reincorporación, fue asesinado el 14 de marzo en el barrio Los Pinos del municipio de Pitalito, Huila.

Fabián Pérez Hooke era un artista raizal e integrante del dúo musical Haty and Zambo, fue asesinado el 14 de marzo en la Isla de San Andrés.

Miller Correa Exconsejero de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca y Gobernador del Resguardo Tacueyó, desapareció el 14 de marzo al salir de una reunión en Popayán, un día después fue hallado su cadáver en el barrio Lomas de Granada de Popayán en la vía a El Tambo, Cauca.

El 17 de marzo perpetraron una masacre en el barrio Darío Aristizábal en el corregimiento Bolombolo de Venecia, Antioquia, que dejó tres víctimas fatales entre ellas dos niñas de 14 y 15 años, la tercera víctima es un venezolano de 27 años.

Luis Carlos Bustamante Fernández de 40 años, era activista de la comunidad LGBTIQ+ y representante de la isla de San Andrés en el Comité Central de Artistas por Colombia y del Consejo Nacional de Danza, el 17 de marzo su cadáver fue encontrado con señales de tortura en el kilómetro Siete, zona de La Vuelta, al sur de la isla.

En la vereda Motilandia del corregimiento Las Indias en El Tarra, Norte de Santander, el 19 de marzo militares de la Base del Comando Energético Vial N° 1 adscrita a la Segunda División del Ejército, atacaron con granadas y fusilería a 200 campesinos que exigían el desalojo de la Base Militar porque se encuentra a menos de 50 metros de un Colegio, en este ataque los soldados asesinaron a un campesino e hirieron a 17, entre ellos varios menores de menores de edad.

________

[1-2-4] Testimonio sobre la búsqueda de un hijo detenido-desaparecido por motivos políticos.

[3] CIDH – Resolución Nº 24/87, CASO 9620, 16-09-1988.

[5] Colombia 2020 – Las aulas que se construyeron gracias a la operación Cirirí.

[6] Documental – Operación Cirirí. Persistente, insistente e incómoda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.