ESTALLA EL VOLCÁN ECUATORIANO

ESTALLA EL VOLCÁN ECUATORIANO

Raúl Contreras

El volcán latinoamericano estalla de nuevo en Ecuador, como en octubre de 2019 están en las calles grandes movilizaciones populares en contra de las medidas que impone la globalización capitalista neoliberal, protesta social que exige Diálogo y Acuerdos, en vez de la tradicional represión gubernamental.

Desde el 13 de junio está en marcha un Paro Nacional, inicialmente convocado por la Confederación Nacional Indígena de Ecuador (Conaie), al que se han sumado trabajadores, campesinos, estudiantes, transportadores, fuerzas progresistas, la izquierda y ciudadanía en general.

Han levantado un Pliego de 10 exigencias que incluye rebaja en los precios de los combustibles, moratoria de las deudas con las entidades financieras, mejores precios para los productos agrícolas, subsidio para los mismos, no afectación de los territorios indígenas por las explotaciones mineras, entre otros.

Semiparalizado el país

La movilización tiene como epicentro la ciudad de Quito y la Región Andina, también se siente con fuerza en Guayaquil y en la mayor parte de las provincias donde hay centenares de cortes de carretera, bloqueos en las principales vías y en los accesos a Quito, en las ciudades hay concentraciones y bloqueo de vías, parte de los pozos petroleros de la Amazonia también han sido bloqueados.

La represión ha sido la respuesta a los reclamos de la ciudadanía, el Gobierno del banquero Lasso, que apenas completa 13 meses, decretó desde el 18 de junio el Estado de Excepción en 6 provincias y en Quito, además de las fuerzas policiales sacó el Ejército a las calles, trato de Guerra que hasta el domingo 26 ha dejado 6 muertos, 8 desaparecidos y centenares de heridos y detenidos.

La fortaleza de las movilizaciones ha desatado una crisis de gobernabilidad, los manifestantes están pidiendo la renuncia de Lasso, por esto 47 integrantes de la Asamblea Nacional presentaron el viernes 24 una Moción solicitando la destitución del Presidente y la convocatoria a nuevas elecciones, su discusión comenzó la noche del sábado, su aprobación requiere las dos terceras partes de los 132 Asambleistas, por lo que es poco probable que prospere, pero crea un hecho político que ayuda a colocar al banquero Lasso ‘contra las cuerdas’.

Gobierno obligado a dar reversa

El Gobierno del banquero en la tarde del sábado 25 se vio obligado a levantar el Estado de Excepción en las 6 provincias, que era una de las exigencias de los manifestantes para acudir a un primer encuentro de diálogo y para proceder a nombrar la delegación que negociará el Pliego de 10 puntos presentados por la Conaie y las otras organizaciones sociales sumadas al Paro.

Las movilizaciones se mantienen, la crisis de gobernabilidad está latente y sin aún estar definido un desenlace, la crisis de los de arriba no quedará resuelta, pero sí saldrán fortalecidas las fuerzas populares y democráticas, en dirección a las nuevas batallas que están por venir.  

El volcán latinoamericano ha estallado otra vez, asistimos de nuevo a extraordinarias movilizaciones en varios países y a un nuevo ascenso de Gobiernos progresistas y de izquierda de diverso alcance, como el de Colombia con el triunfo de Gustavo Petro y Francia Márquez, quedando pendiente el muy probable triunfo de Lula en las elecciones de Brasil en octubre próximo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.