ES PECADO NO CAMBIAR ESTE SISTEMA DE MUERTE

ES PECADO NO CAMBIAR ESTE SISTEMA DE MUERTE

Mariela, Jorge Guerrero, Tulio Bayer

El capitalismo se mueve con combustibles fósiles que intoxican al Planeta, cambiar este letal sistema no lo harán Cumbres de solo retórica, nacerá de la lucha de la mayoría de la humanidad que dará a luz otro sistema que sirva a la gente y a la Madre Tierra.

Concluye otra Cumbre más para tomar las decisiones necesarias que permitan revertir o detener la catástrofe ambiental y climática que este modelo capitalista ya generó; se trata de la COP26 realizada en Glasgow, Escocia, una Cumbre que reunió a jefes de Estado, científicos, la academia, y movimientos sociales, populares y étnicos, entre otros.

Se trata de la supervivencia del Planeta y sus especies, entre ellas la humana, ya lo ha reiterado Antonio Guterres Secretario General de la ONU enfrentamos una catástrofe, es una Alerta Roja, denominaciones hechas para llamar la atención a los gobernantes de los países poderosos [1]; en este mismo sentido el Papa ha hecho un urgente llamado: “en nombre de Dios, cambien su sistema de muerte” [2].

Esta Cumbre fue un escenario global plagado de lo mismo, contradicciones, discursos, llamados, pero lo que nos va mostrando el tiempo es que mientras no se toque la causa principal y se asuma en serio la necesidad de sobrepasar el modelo de acumulación capitalista, será el mismo Planeta el que seguirá pasándonos ‘la factura de cobro’.

Es un hecho, el planeta no nos necesita, somos nosotros los humanos quienes lo necesitamos para existir, no vale decir que el ser humano ha causado el daño, es falso, es el modelo social occidental, ese estilo de vida devorador, perverso, inconsciente, doble moral y cínico, un modelo que reproduce una forma depredadora de ser y existir.

Es clave decir que toda acción es movida por una escala de valores determinados y transmitidos por un contexto cultural específico, dichos valores a su vez se configuran gracias a una cosmovisión como forma de entender y dar sentido, es así que el mundo occidental es un mundo antropocéntrico que asume la naturaleza como recurso y se asume como dueño, bajo la lógica económica de la acumulación y el despojo amparado en el discurso fundamentalista del desarrollo, que ha establecido la lógica de producción y consumo que hoy nos ha llevado al borde del abismo civilizatorio, reto que no se está enfrentando a profundidad.

Otra cultura, otra civilización

Existen culturas y pueblos que han dado muestra de su capacidad de convivir y hermanarse con la naturaleza; las comunidades originarias, los pueblos ancestrales, las comunidades indígenas del Sur Global asumen la naturaleza como una Madre, como la Pacha Mama, como el todo en donde el ser humano apenas es una parte y no es dueño de nada, por esto hoy tales culturas toman especial relevancia.

Es de resaltar en esta COP26 que además de los discursos y la hipocresía que rondan al poder global, emergieron propuestas desde los pueblos, desde el Sur, desde las comunidades que gritan ¡basta ya!, a esta absurda Guerra contra la naturaleza, a esta Guerra contra la Pacha Mama, a las que agregan soluciones concretas devenidas de sus estilos de vida y sociedad.

Comunidades perseguidas y exterminadas por la profundización de este modelo depredador, que en Colombia la élite dominante reproduce a rabiar como buenos sirvientes del sistema, dentro de su resistencia son propositivas como lo expresa Daniela Belaguera una indígena arhuaca de la Sierra Nevada de Santa Marta:

“En ese macizo montañoso cohabitamos cuatro grupos étnicos, comprendemos tres departamentos:  Magdalena, La Guajira y Cesar, estamos dentro de los cinco pisos térmicos, tenemos zonas costeras, nevados, fauna y flora silvestre (…), creemos que por nuestra riqueza ambiental y cultural somos el blanco de muchas exploraciones mineras, y de muchas otras problemáticas sociales que también influyen dentro del proceso del cambio climático y que también contaminan” [3].

Hoy Colombia padece el exterminio de los pueblos ancestrales por un modelo adicto a desplazar, eliminar, asesinar a quienes portan formas de ser y existir bajo la lógica del cuidado, por fortuna la lucha por cambios sistémicos ya es una lucha global.

_____

[1] COP26: “Basta de tratar la naturaleza como un retrete”. Noticias ONU, 1-11-2021.

[2] Papa a poderosos de la tierra: en nombre de Dios cambien un sistema de muerte. Vatican News, 26-10-2021.

[3] El cambio climático amenaza con una segunda masacre a los pueblos indígenas. Noticias ONU, 6-11-2021.

One thought on “ES PECADO NO CAMBIAR ESTE SISTEMA DE MUERTE

  1. Muy importante cambiar, tumbar este modelo económico y de producción que sobreexplota el planeta de una forma feroz haciendo uso irracional de los recursos naturales y más a un que en medio de la explotación hay muerte, desplazamiento y sobreexplotación de la mano humana de las mayorías excluidas, por eso hagamos una sola voz fuerza de las diferentes trincheras revolucionarias, fuerza a la revolución ambiental y popular.NUPALOM

Responder a Blanco salazar Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.