ES HORA DE REVERSAR LAS EXENCIONES TRIBUTARIAS

ES HORA DE REVERSAR LAS EXENCIONES TRIBUTARIAS

Chavela Villamil

La crisis del capitalismo exacerbada por el Covid-19 ha contraído la economía global, Colombia no escapa a esta crisis y se sume en una fuerte recesión económica de la cual el Gobierno plantea salir aumentando la tributación; sin embargo, los colombianos no soportamos más impuestos.

La actual crisis económica ha llevado a que la capacidad de endeudamiento se incremente en márgenes históricos, según el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés) en el 2020 el endeudamiento mundial llegó a 253 billones de dólares, 322 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) global, Colombia no es la excepción y en este mismo periodo su capacidad de endeudamiento llegó al 132,2 por ciento del PIB nacional [1].

La pesada carga tributaria la asumen los más pobres

Según la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) en enero de 2021 el recaudo tributario llegó a los 18,47 billones de Pesos, de los cuales 7,4 billones correspondieron a la recaudación del IVA (40%), 6,5 billones por Retención en la Fuente (35%), y dos billones por aduanas (11%) [2]; todos estos impuestos están cargados a la inmensa mayoría de los colombianos, mientras que a los grandes empresarios les amplían cada vez más las exenciones tributarias bajo el sofisma de la creación de plazas de trabajo y la posterior dinamización de la economía.   

Por si fuera poca la carga tributaria existente el Fondo Monetario Internacional (FMI) le recomendó a Colombia la ampliación de la base de renta de personas naturales y la reducción de las exenciones al Impuesto de Valor Agregado (IVA) [3], en otras palabras, aumentar el listado de productos gravados con IVA dentro de ellos la canasta básica y que cada vez más personas de bajos recursos tributen.

La tributación debe cumplir una función social

La política fiscal en teoría está encaminada a ser un instrumento que rebaje la desigualdad social, por consiguiente, la tributación debería estar diseñada para que los aportes sean proporcionales al capital neto y a las utilidades.

En Colombia la tributación no cumple la función social primaria que es la redistribución de los ingresos y la riqueza, ya que la economía colombiana está regida por un esquema piramidal donde las capas medias y bajas están en la base, y son las encargadas de sostener los privilegios y engrosar las ganancias de los grandes empresarios, tanto nacionales como extranjeros.

El ex Ministro de Hacienda José Antonio Ocampo afirma que, “como una fuente importante de ingresos el Gobierno debería reversar los recortes de impuestos hechos a las grandes empresas en las dos últimas Reformas Tributarias; se ha demostrado una y otra vez que la exención de impuestos no aumenta ni la inversión ni las plazas laborales” [4].

Christian Daes Director Ejecutivo de Operaciones (COO, por sus siglas en inglés) de Tecnoglass afirma que, “la solución a la crisis económica es muy simple, si quitan tantas exenciones tributarias, no hay que hacer más nada” [5].

Aumentar la tributación y la base tributaria no permite superar el déficit fiscal existente ya que el problema no se deriva de una baja recaudación, el problema de fondo radica en que la política tributaria no es equitativa y proporcional, es decir, se le cobra al que menos tiene y se exonera al que más puede aportar.

Además, el dinero recaudado no se destina a inversión tecnológica e infraestructural para mejorar el desarrollo y la productividad, sino que equívocamente se destina a gasto corriente, en otras palabras, el dinero recaudado no se invierte sino que se dilapida en pagar deudas, gastos de funcionamiento y sobretodo lo devora la corrupción estructural del régimen.

Más allá de una Reforma Tributaria regresiva el país necesita una Reforma estructural de su política económica, y para conseguirlo necesitamos un modelo económico que disminuya los beneficios tributarios a las mega empresas, una política económica y financiera donde el crecimiento de la economía se base en fomentar la producción nacional, la redistribución de la riqueza, la dignificación salarial y el rescate de las Pymes que son las que más aportan al PIB.

______

[1] Endeudamiento en Colombia llegó en 2020 a 132,2% del PIB. Portafolio, 18-02-2021.

[2] Recaudo tributario alcanzó los $18,47 billones en enero de 2021. El Espectador, 19-02-2021.

[3] La receta del Fondo Monetario Internacional para reactivar la economía colombiana. La República, 13-02-2021.

[4] Colombia debería reversar beneficios tributarios a grandes empresas. Forbers, 19-02-2021.

[5] ‘Si quitan tantas exenciones tributarias, no hay que hacer más nada’. Forbes, 10-02-2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.