DICTADURA CHILENA LLEVA UN FUNERAL DE 48 AÑOS

DICTADURA CHILENA LLEVA UN FUNERAL DE 48 AÑOS

“La conciencia digna de miles y miles de chilenos no podrá ser segada definitivamente” reafirmó heroicamente el Presidente Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973, cuando los militares golpistas arreciaban su ataque al Palacio de La Moneda.

A 48 años del Golpe de Estado el pueblo chileno sigue cortando las cadenas que lo sujetan -sin que aún termine-, tras 17 años de dictadura (1973-1990), eslabones forjados en la Constitución pinochetista, en el régimen elitista de neoliberalismo salvaje y en las prácticas genocidas que lo sostienen.

La voz y el ejemplo de la revolución pacífica truncada bajo la tortura y el silencio impuesto por el imperialismo norteamericano a través de militares y políticos traidores a la patria, hoy siguen trascendiendo y llegan a millones de mentes y corazones en la Patria Grande, sigue vigente el llamado de Allende para hacer revoluciones soberanas según las condiciones de cada país.

Por Allende la Unidad Popular y la resistencia en Chile siguen hermanadas con las luchas colombianas, las grandes jornadas de la Plaza Dignidad se entrelazan con nuestros Puntos de Resistencia, nuestras Mingas conectan con la rebelión del pueblo Mapuche y la vida ancestral en Rapa Nui.

“Matar el socialismo en la cuna”: Churchill

El plan imperialista entre 1963 y 1970 fue impedir que las fuerzas de izquierda lideradas por Salvador Allende llegaran al Gobierno por la vía electoral, luego se empeñaron en derrocar al Gobierno de la Unidad Popular entre 1970 y 1973, con una conspiración conducida por Estados Unidos (EEUU) que integró apoyos de empresas multinacionales como ITT de comunicaciones y las mineras Kennecott y Anaconda.

Anaconda de 1955 a 1970 obtuvo a nivel mundial una ganancia promedio sobre la inversión de 3,67 por ciento, pero en Chile fue 21,5 por ciento, Kennecott obtenía promedio mundial de ganancia de 9,95 por ciento, en Chile obtuvo en el mismo periodo 52,8 por ciento; despojo que el Gobierno de la Unidad Popular quiso acabar cuando propuso nacionalizar el cobre, la principal fuente chilena de ingresos [1].

El Programa de la Unidad Popular era nacionalista, asumía las vías democráticas y pacíficas hacia el Socialismo, esto llevó al Presidente Nixon a manifestar ante el Consejo de Seguridad Nacional de EEUU el 6 de noviembre de 1970, que, “nuestra principal preocupación en Chile es la posibilidad de que [Allende] se consolide, y que su imagen ante el mundo sea su éxito” [2].

El plan de EEUU para derrocar a Allende incluyó miles de acciones para generar crisis económica, social y política que justificaran propinar el Golpe de Estado, entre ellas estuvieron el asesinato del Comandante en Jefe del Ejército el General René Schneider el 22 de octubre de 1970, perpetrado dos días antes que Allende fuera proclamado Presidente; ejecutaron millares de sabotajes a la economía, las líneas de alta tensión eléctrica, los ferrocarriles y empresas, la mayoría fueron achacados al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR),  fluyeron centenares de millones de dólares para propaganda en diarios como El Mercurio, y para comprar conciencias en los partidos de derecha y dentro de las Fuerzas Armadas, tales acciones encubiertas están siendo desclasificadas por EEUU desde 1975 [3].

Los métodos para la lucha anticapitalista y antiimperialista

Desde 1959 a la revolución cubana y luego a la revolución chilena el imperialismo norteamericano y las oligarquías las atacaron por igual, sin distinguir si llegaban al poder o al Gobierno por vías pacíficas o por rebeliones armadas.

El imperialismo y las oligarquías se han unido para atacar, derrocar y sustituir a los Gobiernos progresistas y socialistas, para luego establecer Gobiernos lacayos y corruptos, lo hacen empleando métodos genocidas en forma de Guerras Híbridas y Guerras con Intermediarios (Proxy War), que incluyen ataques mediáticos, económicos, judiciales, más operaciones de Guerra química y bacteriológica, terrorismo y Genocidio.

Los pueblos revolucionarios en lucha y los Gobiernos soberanos y progresistas como Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia y los pueblos en resistencia en todo el continente han adquirido capacidad de resistir y vencer; Allende y la Unidad Popular propendían por la unidad de la Patria Grande manteniendo la diversidad ideológica de los Gobiernos, para la integración económica, política y diplomática, proyecto que sigue tomando fuerza entre los pueblos y Gobiernos de la región.

Sobre los rezagos de la dictadura florece el cambio

El 11 de marzo de 1990 después de muchas luchas regresó la democracia formal a Chile pero sin cambios estructurales, porque mantuvieron la Constitución promulgada por la dictadura en 1981, Pinochet continuó como jefe supremo de las Fuerzas Armadas y como Senador vitalicio, el Estado por ley continuó siendo altamente represivo y excluyente para resguardar el modelo económico que profundiza la desigualdad social.

Los partidos de la llamada Concertación que ganaron el Plebiscito de 1988 contra la dictadura, no tenían la voluntad ni la fuerza para gobernar por fuera del neoliberalismo instaurado, ni para superar las prácticas genocidas heredadas.

De marzo a octubre de 2006 los estudiantes de secundaria se movilizaron indignados por la precariedad de la educación pública y la privatización de la enseñanza superior, mientras el Estado otorgaba fondos para apalancar colegios para hijos de ricos, este levantamiento conocido como la Revolución de los Pingüinos movilizó 600.000 adolescentes, constituyéndose en la primera lucha masiva y de fondo contra el viejo régimen.

En octubre de  2019  el incremento de los pasajes del Metro de Santiago provocó una nueva sublevación de los estudiantes de secundaria y luego de todo el pueblo, lucha que de la capital se expandió a todo el país, ya no solo por las tarifas sino contra todas las injusticias causadas por el régimen, este estallido de ira popular fue respondido con la violencia propia de la dictadura, pero las luchas y las Asambleas Populares se mantuvieron y obligaron a la realización de la Convención Constituyente, con la que buscan seguir avanzado en dejar atrás el fantasma de Pinochet.

_____

[1] La vía chilena al socialismo, 50 años después, Tomo II.

[2] Desclasifican nuevas conversaciones entre Nixon y Kissinger para derrocar a Allende. Ciper Chile, 9-10-2008.

[3] Acción encubierta en Chile (1963-1973). Derechos ONG, 10-10-2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.