DE RÍOS DE SANGRE A ESPERANZA POR LA VIDA

DE RÍOS DE SANGRE A ESPERANZA POR LA VIDA

Himelda Ascanio

“Hay gente que ha ahogado el país en sangre para evitar cualquier cambio y estamos ante esta etapa aguda, pero a su vez ante una respuesta colectiva de simpatía nacional por un proyecto de Pacto Histórico que pareciera suscita mucha esperanza por la vida”: Darío Monsalve, Arzobispo de Cali [1].

Duque agudizó el exterminio físico y cultural contra los pueblos étnicos y campesinos bajo la excusa de ser el Enemigo Interno opositores al “desarrollo”, que conlleva megaproyectos de infraestructura, mineroenergéticos y de agronegocios; misma política que da trato de Guerra a los jóvenes de las barriadas populares que se manifestaron en las calles en el pasado Estallido Social. 

El Gobierno que inicia recibe el país con un saldo de 1.337 líderes sociales y 336 excombatientes asesinados, 957 líderes y 261 excombatientes ejecutados selectivamente bajo Duque, así como 220 casos de desaparición forzada, 2.366 amenazas de muerte y la perpetración de 313 masacres que dejaron 1.192 víctimas fatales; donde los departamentos más afectados son Cauca, Antioquia y Nariño [2].

Decir la verdad requiere coraje

El Arzobispo de Cali Monseñor Darío Monsalve propone la creación de una Comisión Internacional que investigue e identifique los responsables de los crímenes de asesinatos de líderes sociales, excombatientes y masacres, porque hay una penetración de criminalidad en las estructuras del Estado, que desde hace tiempo se viene denunciando y se siente una impotencia muy grande por los giros que dan las investigaciones en la Justicia Ordinaria, el Estado debe pasar de legitimar a investigar y encontrar esa maquinaria de muerte que está en todo el país y eliminar ese estilo de impunidades [3].

Monseñor dice que unos soldados se preguntan ¿qué debemos hacer?, él les responde: ‘no hagan extorsión a nadie, no hagan denuncias falsas, conténtense con su soldada’, porque el síntoma más grave de las Fuerzas Armadas es el mercenarismo de exportación y que además actúa dentro del país, porque sigue más la línea de intereses privados, los Generales del Ejército abandonaron su función de prestar seguridad para la población, bajo la lógica de la seguridad privada metieron las figuras de las Convivir y otros grupos de paramilitares, que aún sostienen un poder gigantesco en el Estado para proteger a una parte privilegiada de colombianos [4].

La alfombra de sangre que deja Duque

Idelber Gómez Solano de 37 años, excombatiente que asesinaron el 29 de julio en la vereda El Bagre de Puerto Caicedo, Putumayo.

Rigoberto López Vallejo de 57 años, excombatiente articulado al Etcr Urías Rondón en Yarí de La Macarena, Meta; fue asesinado el 31 de julio en la vereda San Carlos municipio San Miguel, Putumayo.

María Verónica Pai Cabeza, lideresa del Resguardo Piguambi Palangala del pueblo Awá tenía seis meses de gestación, fue asesinada el 31 de julio en la vereda Vaquerío del corregimiento Llorente de Tumaco, Nariño.

Winston Antonio Mosquera de 34 años, excombatiente del Etcr Mariana Páez de Mesetas, Meta, fue asesinado el 31 de julio en el barrio Guasimalito de Bello, Antioquia.

En el barrio Ciudadela Grajales municipio La Unión, Valle del Cauca, el 31 de julio perpetraron una masacre que dejó cinco asesinados y cuatro heridos, dos en estado crítico.

En el corregimiento de Altaquer, Barbacoas, Nariño, el 31 de julio cometieron la masacre que dejó cuatro víctimas mortales y dos heridos.

En la vereda La Chichería de Mercaderes, Cauca, el Primero de agosto perpetraron la masacre de tres personas secuestradas en Argelia, las víctimas fueron Apolinar Montero, Mauricio Majín y Cristián Caicedo Montero.

Jorge Enrique Ulcué Poscué de 36 años, comunero del Resguardo indígena San Lorenzo, fue asesinado el Primero de agosto en Cerro Alto de Caldono, Cauca, en el mismo ataque quedaron heridos los comuneros Miller Ulcué y Yordi Yotengo.

José Luis Quiñones era integrante de la Comisión de Interlocución del Sur de Bolívar, Norte y Sur del Cesar y lideraba procesos de recuperación de tierras usurpadas por terratenientes, en mayo de 2021 un funcionario de la administración municipal lo amenazó de muerte; fue asesinado el 2 de agosto en su vivienda ubicada en el casco urbano de Tamalameque, Cesar.

En la vereda San Rafael de Morales, Cauca, el 6 de agosto perpetraron una masacre que dejó cuatro víctimas fatales.

En la vereda El Guayabo corregimiento La Uribe de El Tambo, Cauca, el 6 de agosto perpetraron la masacre de tres jóvenes.

_____

[1-4] Nos estamos ahogando en un río de sangre: Monseñor Darío Monsalve. La W Radio, 2-08-2022.

[2] Cifras durante el Gobierno de Iván Duque. Indepaz, 01-08-2022.

[3] ¿Qué tenemos qué hacer? La Voz Católica, 01-08-2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.