COLAPSA EL MODELO ECONÓMICO (II)

COLAPSA EL MODELO ECONÓMICO (II)

Chavela Villamil

Durante décadas nos han mentido haciéndonos creer que la privatización de las empresas y la Deuda Externa (DE) de los Estados, son herramientas para el progreso y el desarrollo; estás falacias sostienen el estatu quo como sistema económico en decadencia que hunde en la miseria a la gran mayoría.

Durante las últimas décadas el país ha incrementado la política económica neoliberal lo que ha desacelerado la economía, ya que el crecimiento económico es inferior a las necesidades lo que crea un déficit fiscal insostenible, obligando a la adquisición de nuevos empréstitos que son dedicados al gasto corriente y no al desarrollo holístico e integral de los medios de producción; esta es la génesis de los problemas socioeconómicos del país y del colapso de nuestra economía.

Mito 3: Incrementar la Deuda Externa es saludable

El problema de la economía colombiana no es financiero sino económico, los impuestos cubren medianamente la balanza de gastos ya que lo recaudado se destina al gasto corriente, además gastamos más de los que producimos, esto nos lleva a suplir pasivos a través de empréstitos con la Banca Multilateral, lo que ha generado un déficit fiscal creciente e insostenible que hoy asciende a los 95,7 billones de Pesos, lo que representa el 8,6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El principal problema de la economía colombiana es sostener el pago continuado de la DE que a corte del segundo trimestre de este año llega a los 157.172 millones de Dólares (unos 602 billones de Pesos), que representa el 51,9 por ciento del PIB y se estima que cerrará el año en 62,9 por ciento del PIB [1].

La DE no solo es impagable sino que es la principal responsable del aumento constante del déficit fiscal, por cada 10.000 Pesos que produce el país debe destinar a este pasivo 5.190 Pesos, esta ecuación del gasto (pasivo Vs activo) nos hace incapaces de cubrir los gastos estales incrementado el déficit fiscal y obligándonos a nuevos empréstitos; por tanto, es urgente romper la lógica antifinanciera de la DE y declararnos insolventes o solicitar su renegociación.

Mito 4: Los servicios públicos no son derechos fundamentales

Unos de los preceptos del capitalismo es la desvinculación del Estado de la actividad económica directa, en otras palabras, ceder total o parcialmente el dominio sobre empresas o actividades comerciales de carácter estratégico y esencial como el agua, la energía, las comunicaciones, entre otros, esto le permite limitar los derechos de los ciudadanos, recibir ingresos por razón de regalías y cumplir acuerdos económicos con las corporaciones y la Banca Multilateral.

Los servicios públicos esenciales como el agua, la luz, el alcantarillado, la educación, la salud, la nutrición infantil, las comunicaciones, entre otros, el Estado colombiano los maneja como un negocio rentables contrario al desarrollo integral de la sociedad, ya que aunque son de carácter público gran parte de estos servicios están concedidos a empresas privadas, lo que los convierte en una mercancía incrementando su valor y limitando su acceso, por consiguiente para las capas medias y bajas estos servicios se convierten en un privilegio inalcanzable.

Un verdadero Estado Social de Derecho debería desarrollar la estatalización de los servicios públicos y la gratuidad de los mismos a las capas medias y bajas, mientras debería aumentar el costo del servicio a las capas altas y una sobre tasa a las mega empresas que consumen grandes volúmenes de recursos como agua y energía; esto favorecería la redistribución de la riqueza y permitiría en el mediano plazo captar recursos sin necesidad de ampliar la base tributaria, por ende disminuir la brecha de desigualdad y la pobreza monetaria y multidimensional.

Solo hay futuro con un cambio de modelo

El economista Eduardo Sarmiento afirma que, “el país pasó de un sistema presupuestal en que el Gobierno disponía de una alta discrecionalidad para fijar el déficit fiscal, a otro que es determinado por arreglos políticos que no contemplan las características internas y externas de la economía; el paso a la economía de oferta en que el déficit fiscal es determinado por el mercado o los intereses políticos contradice el orden constitucional de separación de poderes” [2].

Subsanar la crisis socioeconómica actual, dinamizar la economía y enfrentar el colapso de la economía requiere de cambios estructurales del modelo económico; el sistema no genera ni inclusión social ni sostenibilidad ni mucho menos crecimiento y productividad, por tanto se requiere un modelo que fomente el desarrollo integral de la producción nacional y aumente el poder adquisitivo per cápita de la población, de esta manera aumenta la demanda lo que conlleva a incrementar las plazas laborales, y en consecuencia dinamiza la economía de manera redistributiva y no de manera monopolista.

____

[1] Colombia: el déficit fiscal y la deuda no bajarán este año. Forbes, 25-07-2021.

[2] Déficit fiscal insostenible. El Espectador, 8-08-2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.