CIEN AÑOS DE LA BARRANCA REBELDE

CIEN AÑOS DE LA BARRANCA REBELDE

Rubén Vásquez

Barrancabermeja nace con la lucha obrera y antiimperialista, se consolida con la Comuna Insurreccional de 1948, fermento que da lugar al nacimiento de la Guerrilla Liberal seguidora del líder Jorge Eliécer Gaitán, así hasta nuestros días constituye un bastión de rebeldía y emancipación.

El legado de Jorge Eliécer Gaitán (1903-1948) en la memoria del pueblo colombiano mantiene presente en diversos aspectos, principalmente se destaca en dos, el primero está representado por sus escritos, discursos y la actuación como Hombre-Pueblo, el segundo está plasmado en sus aspiraciones de justicia y dignidad, desde este segundo aspecto se configura el Puerto Petrolero de Barrancabermeja en el centro del Magdalena Medio, como un enclave de resistencia y de persistencia por la defensa de la vida del pueblo y la dignidad nacional.

La semilla revolucionaria

Estudiosos de la sociedad colombiana han definido a Barranca como ‘la chispa de la revolución de Colombia’, marcada por grandes acontecimientos históricos como la Comuna de Barranca con la creación de la Junta Revolucionaria de Gobierno (JRG) en abril de 1948, que sustituyó a las autoridades políticas y policiales por milicias populares armadas, con las gentes de las barriadas populares y obreros conscientes de la necesidad de lograr los cambios y la paz, siguiendo el ejemplo de lucha dado por el inmolado Gaitán.

El aniversario de la fundación del Puerto Petrolero, coincide con el alzamiento de Rafael Rangel Gómez el líder de la JRG, que dio inicio a la Guerrilla Liberal que operó en Barrancabermeja, San Vicente de Chucurí y Puerto Wilches, que contó con la participación decidida de la familia de Zoilo González, que 15 años después también sirvió de soporte a la creación del Ejército de Liberación Nacional (ELN); hay que recordar que Martha una hija de Zoilo participó en la toma armada de Simacota con la que el 7 de enero de 1965 apareció públicamente el ELN, en donde se le conoció como la ‘Mona Mariela’.

Hay que recordar que Barranca nace con las históricas huelgas de los trabajadores petroleros en 1924 y 1927, brutalmente reprimidas por el Régimen Conservador que defendía como vasallo a la empresa gringa Tropical Oil Company (Troco), que en ese entonces explotaba la Concesión de Mares creada en 1906; los obreros luchaban por los Tres Ocho (8 horas de trabajo, 8 de estudio y 8 de descanso) y contra la dominación imperialista, ya que estaba viva la indignación nacional tras el zarpazo que dieron los Estados Unidos en 1903, al cercenar parte de Colombia y conformarla como un nuevo país llamado Panamá.

Legado de lucha y resistencia

La defensa de la soberanía nacional, la cultura antiimperialista desde la cotidianidad comunal en los barrios populares de Barranca, junto al paso de grandes líderes como Camilo Torres Restrepo, Manuel Gustavo Chacón, la Tía Luisa Piña, Claudia Isabel Escobar Jerez, Víctor Hugo, la Negra Nury y la Comandante Paula, han aportado a la configuración de una cultura de resistencia permanente en medio de la violencia proveniente de los sucesivos Gobiernos del Frente Nacional hasta nuestros días.

La Red de la Armada #007, la ofensiva narcoparamilitar, el asesinato de líderes sociales y populares y el ataque sostenido contra los dirigentes sindicales, son la muestra de todo a lo que ha tenido que enfrentarse el pueblo barranqueño por su arraigo y tradición de lucha por la justicia social y la dignidad.

La respuesta del Estado es y ha sido históricamente la violencia para eliminar a su adversario, ya se cumplen 24 años de la masacre de Barrancabermeja perpetrada por el narcoparamilitarismo, auspiciado desde la Quinta Brigada y el Batallón Nueva Granada del Ejército estatal, donde 25 personas fueron desaparecidas y 7 más fueron asesinadas, delante de la propia comunidad.Barranca es historia, resistencia y persistencia por la vida en medio de la disputa por la democracia, la justicia y la paz tan anhelada para el pueblo colombiano; si el presente es de lucha, el futuro es nuestro, ¡Barranca siempre rebelde!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.