CAMBIAR EL SISTEMA DEPREDADOR

CAMBIAR EL SISTEMA DEPREDADOR

Rubén Vásquez

La globalización capitalista neoliberal exacerba la desigualdad social y la depredación de los bienes naturales, agudiza crisis humanitaria y ambiental que exige cambios inmediatos y estructurales con que evitemos el colapso del planeta y sus especies.

“Páguese la deuda ecológica y no la Deuda Externa,

desaparezca el hambre y no el hombre”

Comandante Fidel Castro Ruz

Los Gases de Efecto Invernadero (GEI) están presentes en la atmósfera y no son un problema dado que son imprescindibles para mantener la temperatura del planeta; sin embargo, la sobre industrialización y expoliación desmedida de los bienes naturales han incrementado los GEI [1] naturales y otros gases nocivos, lo que ha desencadenado el incremento desmedido del Calentamiento Global (CG); incrementado también por cambios en el uso del suelo, tales como la deforestación, la erosión y la extinción de canales freáticos.

La cosmética de la Cumbre de Biden

La reciente Cumbre de Los Ángeles, California, ratificó el declive de la política exterior estadounidense, pese a que Biden la convocó para hacer discursos sobre la democracia, hay que apartar sus ‘cortinas de humo’ para recordar sus maléficas realizaciones:

1. Estados Unidos (EEUU) a lo largo de la historia ha incumplido Acuerdos, Protocolos y Conferencias mundiales sobre el Cambio Climático.

2. Existe una clara debilidad de la administración Biden para desarrollar cambios estructurales en América Latina y el Caribe, la denominada “área de influencia natural”.

3. Norteamérica sigue vulnerando los derechos de la Madre Tierra y desoyendo el clamor de los dos tercios de países del mundo que han alzado su voz en defensa de la Pachamama.

4. EEUU y sus aliados de Occidente en su Guerra contra Eurasia organizaron en Ucrania un programa de investigaciones biológicas con fines militares.

5. Guerra atizada por la Otan que desencadenó una crisis de alimentos que golpea con mayor fuerza a los pueblos del Sur del mundo.

6. Otra de sus malignos efectos ha sido el regreso al consumo de combustibles fósiles como leña y carbón, y el abandono de los programas de transición hacia energías limpias.

7. En su codicia por acaparar ganancias la Otan con la Guerra mediática desinforma y promueve el odio, para encubrir los intereses de los productores de armas, sin tomar precauciones que eviten un desenlace nuclear de esta conflagración mundial.

Más hambre y daño ambiental

Entre las ‘cortinas de humo’ creadas con la crisis climática y la Guerra en Ucrania crece la crisis alimentaria que enfrenta el mundo, en especial los países donde su producción nacional depende de la importación de insumos y materias primas; como consecuencia directa del bloqueo de exportaciones de cereales y fertilizantes en el mundo, y la monopolización de estos mercados.

Esta crisis alimentaria es similar a la que tuvo lugar entre 1970 y 1995 como resultado de la Apertura a la globalización neoliberal impuesta por el llamado Consenso de Washington, planes que forzaron a que 50 millones de personas en América Latina cayeran en la pobreza, además hicieron triplicar la Deuda Externa de estos países.

Al hambre se suma el Calentamiento Global que transforma el clima actual, desatando desastres naturales y pandemias como la del Covid-19, daños ampliamente documentados por investigadores de las Universidades de Oxford y el Imperial College de Londres, que concluyen que el impacto que produce el capitalismo a escala mundial es enorme e irrefutable.

El planeta clama por un cambio de sistema

El Cambio Climático es una consecuencia directa del modelo capitalista de producción, por tanto, es imposible detener la debacle medioambiental mientras no transformemos el modelo económico depredador y sustituyamos las energías fósiles.

Es inaplazable un cambio de las políticas económicas que salvaguarden el ambiente y dejen de promover la desigualdad social, un nuevo modelo que no se centre en la acumulación de capital, para que la preservación ambiental y de la dignidad humana se conviertan en un eje estratégico en armonía con el sistema productivo.

____

[1] Principales Gases de Efecto Invernadero (GEI): vapor de agua (H2O), dióxido de carbono (CO2), dióxido de nitrógeno (N2O), metano (CH4) y ozono (O3).

One thought on “CAMBIAR EL SISTEMA DEPREDADOR

  1. Nuestro planeta, pueblo a sufrido durante toda su historia la sobreexplotación de los recursos naturales que encontramos para brindarnos bienes y servicios pero de una forma respetable y verdadera mente sostenible no como se ha venido ejerciendo mediante el sistema capitalista depredador acaparador de riquezas para unos pocos a costillas de las minorías excluidas que hoy reclaman los derechos otorgados como seres humanos que somos y el compromiso que tenemos para ayudar a construir una mejor nacion- planeta.viva la lucha popular NUPALOM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.