CAMBIAR EL MODELO ECONÓMICO QUE PARE DESIGUALDAD

CAMBIAR EL MODELO ECONÓMICO QUE PARE DESIGUALDAD

Chavela Villamil

El sistema económico ha concentrado el capital en pocas manos acrecentando la brecha de desigualdad social, desde luego la pandemia exacerbó esta situación y erosionó las capas medias arrojando a millones de personas a condición de pobreza, dejando la sociedad al borde del colapso.

El actual sistema económico global tiene como eje central la acumulación y concentración de capital, muestra de ello es que en medio de la pandemia del Covid-19 la riqueza mundial creció 7,4 por ciento, sin embargo, la riqueza neta está concentrada en el 1 por ciento de la población global, en contraste 3 mil millones de personas en el mundo tienen poca o ninguna riqueza; según el Banco Mundial (BM) en 2020 97 millones de personas en todo el mundo cayeron en la pobreza extrema y “viven” con menos de 2 Dólares por día [1].

Democratizan las pérdidas y monopolizan las utilidades

El más reciente informe del Comité de Oxford de Ayuda Contra el Hambre (Oxfam, por su sigla en inglés) publicado con motivo de la ‘Agenda de Davos’ del Foro Económico Mundial, afirma que la desigualdad social global contribuye a la muerte de al menos 21.000 personas cada día, aproximadamente una persona cada cuatro segundos; según Oxfam desde que la pandemia apareció los diez hombres más ricos del mundo vieron crecer sus fortunas de un estimado de 700 mil millones de Dólares a 1,5 billones de Dólares [2].

La Directora Ejecutiva de Oxfam Gabriela Bucher afirma que “un sistema económico que permite a un puñado de personas amasar tan grandes fortunas, mientras miles de millones pasan hambre y sin la atención médica adecuada durante una pandemia, es un acto abierto de violencia dirigido a grandes franjas de la humanidad [3].

Destinar la Regla Fiscal al Gasto Corriente es un error garrafal

El problema de Colombia no es financiero sino económico, es decir, la política económica de nuestro país tiene tres directrices nefastas: 1) gastamos más de lo que producimos, 2) el déficit de la Balanza Comercial que durante el 2020 fue alrededor de 12.481 millones de Dólares y, 3) el recaudo y la tributación se destina mayoritariamente al Gasto Corriente (burocracia, Guerra, Deuda Externa -DE-) y en especial a la amortización de la DE.    

El Presupuesto General de la Nación (PGN) para este año es de 350,4 billones de Pesos, de los cuales destina 76,9 billones (22 por ciento) al pago de la DE, lo que representa un incremento del 9,1 por ciento, mientras la Inversión Social apenas se incrementó en 3,7 por ciento; si el monto destinado al pago de la DE se incrementa acorde a la inflación nominal (1,7 por ciento), se liberarían 13,6 billones –el 89,5 por ciento del valor de la Reforma Tributaria–, los cuales podrían ser destinados al gasto social.

Unos de los principales problemas de nuestra economía es sostener el pago continuado de la DE que además de ser onerosa es constantemente sobregirada, convirtiéndola en un pasivo incremental que a corte de octubre del año anterior alcanzó los 184.692 millones de Dólares, lo que representa el 63,5 del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, por cada 10.000 Pesos que produce el país 6.350 Pesos se destinan a amortizar este pasivo; en términos pragmáticos el esquema actual de pago de la DE es un círculo vicioso impagable e inamortizable que asfixia el PIB y hace imposible cumplir con el Gasto Social, por tanto, sería económicamente viable declararnos insolventes o en su defecto pactar su renegociación. 

Solo hay futuro con un cambio de modelo

La política económica del país debe estar fundada en favorecer a todos los colombianos, en especial en subsidiar capas bajas de la sociedad, además el desarrollo sostenible debe tener como eje central el aumento del poder adquisitivo per cápita y la disminución de los beneficios fiscales y tributarios de los mega empresarios; en otras palabras, como sociedad debemos luchar por una política económica que disminuya el Gasto Corriente e incremente de manera integral el Gasto Social.

Subsanar la crisis socioeconómica actual, dinamizar la economía y enfrentar el colapso de la economía requiere de cambios estructurales del modelo económico; el sistema actual no genera ni inclusión social ni sostenibilidad ni mucho menos crecimiento y productividad, por tanto se requiere un modelo que fomente el desarrollo integral de la producción nacional, de esta manera aumenta la demanda lo que conlleva a incrementar las plazas laborales, y en consecuencia dinamiza la economía de manera redistributiva y no monopolista.

___

[1] Los diez máximos millonarios del mundo duplicaron su fortuna durante la pandemia. The economist, 17-01-2022.

[2] Informe las desigualdades matan. Oxfam, 17-01-2022.

[3] Aumenta la desigualdad: los multimillonarios agregaron US$ 5 billones a sus fortunas durante la pandemia. Common Dreams, 17-01-2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.