AMÉRICA LATINA CAMBIA

AMÉRICA LATINA CAMBIA

Comando Central (COCE)

Las elecciones de Ecuador hacen parte de la oleada de cambio que vive el continente, en lucha por superar el depredador capitalismo neoliberal, con sus regímenes de dictadura mafiosa incondicionales del imperialismo norteamericano.

Esta oleada de cambio busca un modelo de desarrollo alternativo al neoliberalismo acompañado por un Estado Social de Derecho, que anima la participación de la sociedad en la construcción de una nación soberana e integrada con los demás pueblos del continente, para así poder tener una sola voz y protagonismo internacional que convierta a esta Patria Grande en una Zona de Paz.

Mientras tanto en Colombia las fuerzas políticas se ubican en el partidor para la carrera por la elección presidencial de 2022, donde los llamados centristas convergen en la iniciativa de los Séxtuples (Cristo, de la Calle, Fajardo, Galán, Navarro, Robledo), quienes anuncian que “están acordando principios ideológicos para transformar a Colombia”; si actúan con grandeza ayudarán a que nazca un nuevo país, pero si no es así es de esperar que repitan el guión que algunos cumplieron en 2018, cuando se sumaron al surgimiento de este tercer Gobierno de Uribe.

La agenda de nuevo país pasa por precisar otro modelo de desarrollo, la democratización, una política internacional independiente y superar el actual régimen de Guerra perpetua: transformaciones indispensables para resolver la matanza que sufre Colombia, superar el decrecimiento económico, frenar el saqueo de nuestros bienes comunes, enfrentar el hambre, la desigualdad y el desempleo que crecen cada año, y salir adelante frente a esta y las pandemias siguientes.

Un nuevo país nace de la lucha de la gran mayoría de la sociedad como lo han demostrado recientemente pueblos como el de Bolivia, que en las calles debilitó al régimen autoritario y de facto al que posteriormente venció en las elecciones. Todos los derechos que obtiene el pueblo lo hace por medio de la lucha ascendente contra la élite dominante que se aferra al poder porque de él se lucra.

La sabiduría popular aconseja que “a grandes males, grandes remedios”, porque de lo contrario Colombia podría estar condenada a sufrir un cuarto Gobierno de Uribe, futuro al que nos oponemos y buscaremos todas las confluencias y compromisos que sean necesarios para impedir esta nefasta posibilidad; Colombia sabe que puede contar con el Ejército de Liberación Nacional para luchar por transformaciones que gesten una nación democrática, soberana, en paz y equidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.