LA SIMBIOSIS ENTRE CORRUPCIÓN ESTATAL Y MAFIAS

Sergio Torres

La corrupción tiene tomado el Estado colombiano, un reciente Informe revela las escandalosas cifras a las que asciende la plata que se robaron de las entidades públicas en los últimos 8 años y es el sector de la defensa, el principal sector corrupto.

El informe lo dio a conocer el Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana y Transparencia por Colombia, en él presentan los resultados del análisis de los hechos de corrupción, en el periodo entre 2016 y 2022. De este se desprende la escandalosa suma de 21 billones de pesos robados. Incluso el propio informe habla de 137 billones de pesos comprometidos en temas de corrupción.

El No futuro, nada les importa

Según lo expuesto, la niñez fue la población mayormente afectada por estos casos, el 24,65 por ciento de las víctimas por estos hechos de corrupción, ya que los recursos robados estaban enfocados en programas para este sector. Con lo cual se ratifica la voracidad salvaje y los niveles de indolencia, a la hora de concretar el robo de recursos, ni los niños y niñas importan.

Tampoco importa el panorama ambiental, en este escenario fueron 53 los casos de corrupción vinculados: “acá hablamos de proyectos viales y de vivienda subsidiada, que fueron los más afectados, demostrando cómo la corrupción puede frenar el desarrollo económico y social del país… resaltando la necesidad de una vigilancia más estricta en la ejecución de proyectos públicos”, indicó el Director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana [1].

La mayor economía ilícita está en el sector defensa

El Informe dio a conocer los porcentajes de corrupción por cada sector, Defensa 21 por ciento, Judicial 10 por ciento, Educación 9 por ciento, Vivienda 8 por ciento, Salud 8 por ciento y Transporte 7 por ciento. Lo que destaca un debilitamiento del Estado, en que la corrupción actúa como un cáncer y justamente los sectores más contaminados son los que tendrían que garantizar la fortaleza del mismo y el avance social.

Las propias conclusiones de los investigadores plantean un panorama de mucha preocupación, pues las dinámicas de corrupción están muy arraigadas en las instituciones estatales y el Gobierno de Petro no parece estar haciendo lo necesario para frenarlo, por el contrario, casos recientes como el de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) permiten pensar que sigue el enquistamiento en el cuerpo estatal; por esto, los investigadores convocan a los sectores sociales a que se movilicen en la lucha contra la corrupción.

“Este no es un problema coyuntural: es estructural, tiene patrones que se vienen reproduciendo desde hace mucho tiempo y que no han cambiado con un nuevo gobierno. Y si la sociedad civil y los actores públicos no somos más activos en la lucha contra la corrupción, van a seguir reproduciéndose”, aseguró el Director del Observatorio durante la presentación del Informe.

Dentro de los hallazgos hechos, se encuentra otra evidencia más de la relación estrecha y articulada de las mafias y el paramilitarismo con las entidades de este sector estatal de la defensa: “en el 31,8 por ciento de los casos, participa el Clan Úsuga (clan del golfo), mientras que en el 28,79 por ciento están involucradas las Autodefensas Unidas de Colombia (bandas narco paramilitares)”.

Si bien el periodo cobijado por el informe corresponde a los Gobiernos de derecha de Juan Manuel Santos e Iván Duque, nada hace pensar que en el Gobierno de Petro haya gran diferencia, pues este es un cáncer estructural muy expandido en el interior del Estado y sus instituciones; combatirlo requiere de estrategias y capacidad de confrontación. Una dinámica que posibilite el cambio profundo en las lógicas y formas de ejercer la política en Colombia. Un cambio en las estructuras para edificar con todos y todas un país en paz en condiciones de vida digna y equidad.

____

[1] Entre 2016 y 2022 se perdieron $21,28 billones por corrupción en Colombia. Corrupción al día, 05-06-2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *